El presidente la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Swett, lamentó la situación económica que vive el país tras el estallido social, pero también hizo una llamado a tener penas “duras y efectivas” contras los empresarios que comentan delitos. Esto, como una serie de acciones para comenzar a recomponer las confianzas de la ciudadanía con este sector.

El líder de los grandes empresarios apuntó que “es hora que los abusos de cuello y corbata tengan penas de cárceles duras y efectivas”.

Swett comentó que si bien los delitos de los empresarios no sería una práctica recurrente, los casos que hasta se la fecha se conocen, y las penas que han recibido, no se equiparan con las sanciones que han tenido casos como la venta de películas falsificadas en las calles.

“Eso nos hace muy mal como sector, porque no todos los empresarios son así y lamentablemente termina generalizando. Por eso es tremendamente importante una ley muy dura contra los abusos de cuello y corbata y en eso no hay doble lectura.

Sobre las críticas “al modelo” económico que existe el país, el líder de los gremial dijo que “yo creo que no existe un modelo, lo que existen son buenas o malas prácticas (…) tenemos que tener un compromiso de las empresas, no tiene que partir en la venta y terminar en la utilidad y estar anclado ahí, sino que es hora de que las empresas empiecen la venta y terminen con un profundo compromiso en la sociedad”.

/psg