Crece la expectativa en Colombia por la reunión que adelantarían los miembros del Comité Nacional de Paro y el Gobierno de Iván Duque a vísperas de una nueva convocatoria para este miércoles al cese general de actividades y a manifestaciones en todo el país.

Las centrales obreras, sindicatos, movimientos sociales, indígenas y estudiantiles representados en el Comité Nacional de Paro afirmaron que no deben existir condiciones ni exigencias para entablar un diálogo directo con el Gobierno, al que señalaron de haber mantenido un “monólogo” dentro de su autodenominada “conversación nacional”, de la cual hicieron parte durante una reunión pero se levantaron de la mesa.

“Para dialogar tienen que buscarse condiciones, por lo que no puede haber condiciones y estas nos las está poniendo el gobierno, por lo que nosotros tenemos el legítimo de derechos de decidir y lo que hemos dicho es que sí vamos a las reuniones, pero no vamos a cancelar las marchas y las actividades que hemos planeado con anticipación”, subrayó Diógenes Orjuela a La FM, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), una de las voces más visibles del paro.

El Gobierno por intermedio de Diego Molano, funcionario designado por el presidente Duque como coordinador del gran “dialogo nacional” solicitó al comité que cancelara la movilización programada para este miércoles 4 de diciembre, una jornada en la que se ha llamado a un nuevo cese de actividades generalizado en todo el país.

Para Molano y para el Gobierno de Duque, los “efectos económicos” del Paro han sido muy negativos para el país por lo que pusieron como condición para abrir una “mesa paralela de diálogo directo” con los promotores de la huelga que se suspendan las movilizaciones.

“Hemos solicitado, ante el clamor colombiano, ante la necesidad de que Colombia inicie una temporada navideña tranquila, que suspendieran el paro convocado para el 4 de diciembre para que los efectos económicos no sigan afectando las actividades de comercio, de transporte”, sostuvo Molano en rueda de prensa.

Dijo además que el Gobierno continuará con su “conversación nacional” la cual se mantendrá hasta el 14 de marzo del próximo año y en la que ya se han reunido alcaldes y gobernadores electos y en ejercicio, a los principales gremios del país y a algunos colectivos y organizaciones defensoras del medio ambiente y los derechos humanos.

Esta iniciativa de diálogo no es aceptada por el Comité Nacional de Paro como un espacio válido para interlocutar con el Gobierno, ya que consideran que la discusión debe girar sobre los 13 puntos planteados en el pliego de peticiones del paro, los cuales no deben ser discutidos con otros sectores sociales y gremiales que no están promoviendo las manifestaciones ciudadanas.

“Nosotros negociamos en medio de la movilización de todos los paros a que haya lugar; tenemos una hoja de ruta que hemos trazado y se establece que seguiremos movilizándonos, todos los días necesarios”, manifestó por su parte Nelson Alarcón, presidente de Fecode, el sindicato de los maestros.

La primera reunión exclusiva del Gobierno y el Comité Nacional de Paro se debe dar este martes y contará con la interlocución por parte de la administración Duque no solo de Molano, sino del embajador de Colombia en Costa Rica, Angelino Garzón, quien fue el vicepresidente durante el primer mandato de Juan Manuel Santos y cuya carrera pública se hizo en las luchas sindicales.

Al respecto el Comité de Paro ha mantenido su posición de dialogar solo si el Gobierno acepta con ellos una conversación directa, ya que reiteran que a la conversación nacional Duque “solo ha invitado a sus amigos”.

“Desde el principio hemos sostenido que nosotros a ese tema de la conversación nacional no vamos, porque el Gobierno invita solamente a sus amigos. (…) Fuimos los convocantes de las protestas sociales y ahí estaremos nosotros en el comité Nacional de paro, pero a través de una negociación directa con el Gobierno que fue lo que reclamamos el 21 de noviembre. El Gobierno acá se demora para todo y reacciona cuando ya las cosas se han complicado y se han dificultado”, precisó Fabio Arias, fiscal de la CUT.

Mientras se lleva a cabo esta primera reunión y a la expectativa de las conclusiones que pueda arrojar, la convocatoria para la movilización del miércoles continúa y se ha hecho extensiva para todo el país. Cumplidos los 12 días de paro, la ciudadanía aún continúa manifestándose diariamente en las calles, convocando cacerolazos, plantones, y toda suerte de actividades culturales que buscan mantener la presión al Gobierno, pero de forma pacífica.

/psg