Senador Kenneth Pugh (Ind) fundamentó y explicó las razones del porqué votó rechazo a la idea de retirar el 10% del ahorro previsional de las AFP, que se sintetiza en que es el Estado el que debería llegar con ayudas directas a las personas y ese es el fin de los US$12 mil millones y no que tengan que recurrir a sus ahorros destinados para la vejez
Estamos en una crisis humanitaria con base sanitaria con efectos económicos impredecibles y ha provocado la paralización del mundo, del mercado y al no haber mercado debe haber más Estado. La crisis que estamos viviendo genera problemas que son transitorios, pero no por eso menos preocupantes.
Lo más importante es cuidar la salud de las personas y esta salud está íntimamente ligada a la economía y tenemos que ser capaces de llegar con las ayudas en momentos en que no se puede trabajar.
En esta crisis –transitoria- es el Estado el que debe expresarse en toda su magnitud y ayudar a todos. En esta línea se ingresó un nuevo proyecto de ley que beneficiará a cerca de un millón de personas que hoy no pueden recibir el ingreso Familiar de emergencia porque tenemos un sistema burocrático que lo impide, Por eso tenemos que hacer un sistema simplificado que permita llegar de manera rápida con las ayudas que ha impulsado el Gobierno.
El acuerdo político por US$12 mil millones debería implementarse de manera más rápida y con llegada directa a las personas.
Lo más importante en este debate por el 10% no el sistema de las AFP, sino es poder determinar si el senado está facultado para hacerlo, el Ejecutivo así lo ha determinado, es decir los 3/5 no es lo que corresponde, porque es una atribución exclusiva del Presidente de la República y así está establecido en la Constitución porque responde a lo que se denomina Seguridad Social, no podemos saltarnos este punto. Nos guste o no las reglas son claras, de lo contrarios estamos entrando en la demagogia.
Lo más importante es llegar de manera oportuna con las ayudas a la gente con políticas públicas modernas o 2.0, en que ayuden a todos, con  este proyecto la realidad es que cerca de 2 millones de personas podrán retirar menos de 500 mil pesos, que es igual al bono que está ofreciendo el Gobierno, por lo tanto es un ejemplo claro de que el Estado puede solucionar de mejor forma este problema transitorio sin comprometer fondos para la vejes, porque eso es lo que hará la gente, retirará dinero que es para su vejez.
El problema que tenemos ahora es un problema de liquidez temporal y todos tenemos que ponernos de acuerdo en cómo poder llegar a todos con recursos del Estado y no creer que la solución es ir a tomar esos recursos que están destinaos para esa vejez que ahora podría parecer lejana, pero que llegará. Este debate debe ir no por el lado de destruir el sistema de AFP, hay que mejorarlo y modernizarlo.
/gap