Anthony Joshua vuelve a reinar en los pesos pesados tras vencer a Andy Ruiz claramente, por decisión unánime (118-110, 118-110 y 119-109), en una pelea más táctica que explosiva como había sido la primera. Gran triunfo de AJ, que entendió el duelo de forma inteligente y se dedicó a mover a Ruiz por el ring y a mantenerlo a distancia con su jab.

A AJ el plan le funcionó a la perfección. El británico prefirió no arriesgar y hay quien le tachará de conservador y, aunque no fue un duelo brillante, sin duda el nuevo campeón hizo méritos para recuperar los títulos de la IBF, WBA y WBO, con lo que vuelve a tener una posición de privilegio en la máxima categoría del boxeo.

El de Watford peleó con su jab izquierdo para evitar que Andy ‘Destroyer’ pudiera hacer su pelea en la corta distancia. Cuando el mexicano se acercó con peligro, Joshua tenía la lección bien aprendida y se dedicó a abrazar a su rival. Nada de espacios. Al inglés le sentó bien pelear con cuatro kilos menos respecto al primer combate. Mostró una condición física envidiable y se movió con agilidad por el cuadrilátero, al más puro estilo Ali para huir de la presión constante de su rival.

Ruiz, sin armas

Ruiz por su parte no sorprendió prácticamente en ningún momento de la pelea. Le faltó agresividad y quizá arriesgar más cuando vio que el combate se le escapaba. El mexicano estadounidense probablemente sí que notó la subida de 7 kg sobre la pelea de Nueva York. Eso sí, demostró que encaja como pocos, especialmente el derechazo de AJ en el último asalto, que lo normal es que hubiera terminado en KO.

“Yo suelo noquear pero esto es boxeo y lo importante es ganar”, expresó Joshua. ” No me preparé bien; gané mucho peso y no es una excusa. A la próxima llegaré mejor. Quiero ver una tercera pelea”, dijo Ruiz.

Parte de la batalla se libraba en el plano mental debido al KO de la primera pelea, lo que otorgaba a Ruiz a priori una pequeña ventaja. El campeón llegaba pletórico y muy confiado, pero Joshua demostró que se preparó en todos los aspectos posibles. No fue sólo su envergadura fue lo que frenó a ‘Destroyer’ sino su plan, el que tramó con su equipo para no volver a caer en la trampa de su rival, que deseaba que un cuerpo a cuerpo que nunca llegó.

Emula a Ali o Lewis

Con su victoria, Anthony Joshua pudo imprimir su nombre en la lista de ilustres que recuperaron el título mundial de los pesados en una revancha. Antes que él sólo Muhammad Ali, Evander Holyfield, Floyd Patterson y Lennox Lewis lo habían logrado.

¿Wilder?

El panorama en los pesos pesados por una parte se aclara bastante y devuelve a Joshua a una posición de privilegio. Todavía queda saber qué pasará el 22 de febrero en la otra gran revancha, la que dirimirán Deontay Wilder, campeón del WBC, y Tyson Fury. En teoría deberían verse las caras en 2020 los ganadores de ambos duelos, en pos de una unificación que declare a un campeón absoluto de la categoría. Quizá se puedan ver los tan esperados duelos de AJ con Wilder o Fury. El rey ha vuelto.

/Eduardo Méndez Garín