La “Bicicultura” es un fenómeno ampliamente instalado en nuestra capital  y es quizás uno de los ejemplos más palpables y de mayor aceptación entre las personas. Ante esta masificación, las comunas han otorgado importantes espacios para la construcción de ciclovías, lo que se suma a un proyecto de ley denominado “Ley de Convivencia Vial”, que modifica la actual Ley de Tránsito y que aborda aspectos relacionados con la circulación de ciclistas, límites de velocidad urbana, educación vial, estándares de operación y seguridad de ciclovías, entre otros.

Si bien hay avances en esta materia, incentivar el uso respetuoso de la bicicleta debe ser un trabajo mancomunado entre autoridades y privados, de modo que otorgue seguridad a los ciclistas y, al mismo tiempo, se cree conciencia en quienes usan el automóvil.

Tanto las comunidades, como autoridades y privados han entendido la necesidad de fomentar una mejor calidad de vida, que aplaque el ajetreado estilo de vida de los santiaguinos y donde los proyectos inmobiliarios también han tomado parte de este auge.

Es así como condominios privados  han construido ciclovías interiores, o edificios residenciales de departamentos han otorgado importantes espacios a estacionamientos de bicicleta. Otras inmobiliarias van más allá e incluso poseen bicicletas de libre uso para sus residentes, conjugándose una excelente sinergia entre mejores alternativas de transporte, bienestar y cuidado del medioambiente.

Un ejemplo de esto es lo que realiza Ralei Development Group, quienes han implementado en sus proyectos inmobiliarios un stock de bicicletas de libre uso para sus residentes, con el objetivo de fomentar la utilización de este vehículo no contaminante y lograr una mejor calidad de vida. Junto con esto, fue una de las primeras inmobiliarias que integró estacionamientos diferenciados para bicicletas, entregando así un servicio integral para los residentes de sus edificios en torno a la bicicultura.

“Fomentar la vida sana y el cuidado del medio ambiente es parte de nuestro compromiso social como empresa. Debido al sostenible uso de la bicicleta como medio de transporte urbano, decidimos responder a esa demanda en nuestros proyectos con la certeza de que su uso, además de ser un medio de transporte eficiente, es un dispositivo que permite humanizar la visión del mundo respecto al cuidado del entorno en que vivimos”, explica Andrés Ergas, Gerente Comercial de Ralei Development Group.

Inmobiliaria Norte Verde es otra de las empresas privadas que ha respondido ante la masificación de la bicicultura, por lo que ha incorporado en gran parte de sus proyectos un sector del estacionamiento exclusivamente para bicicletas, de manera que los residentes puedan tener un lugar establecido para dejarlas de manera segura y ordenada.

“Sabemos que el utilizar la bicicleta no sólo mejora nuestra salud y estado físico, sino que también se ha transformado en el medio de transporte perfecto para ir al trabajo y moverse rápidamente por la ciudad, por lo que para nosotros contribuir en darles a los residentes un lugar para que puedan dejarlas tranquilamente es algo fundamental”, señala Roberto Bascuñán, Gerente General de Norte Verde.

Otro ejemplo de esto es lo que realiza Brotec-Icafal, inmobiliaria que cuenta con un proyecto de casas en Chicauma donde se ha incluido una extensa red de ciclovías y cuyo propósito es convertirse en una alternativa perfecta para disfrutar la vida en familia, al aire libre, con viviendas rodeadas de naturaleza.

Sólo para graficar la contribución que significa reemplazar la bicicleta por el auto, diversos estudios indican que por cada kilómetro y medio recorrido en bicicleta se evita la emisión de, aproximadamente, medio kilo de dióxido de carbono, por lo que es un beneficio para todos.

/gap