No asistía al Congreso desde el 23 octubre pasado, cuando aún era ministro del Interior del Presidente Sebastián Piñera. Y si bien no quiso concurrir a la Cámara Baja el 28 de noviembre, cuando los diputados visaron el libelo acusatorio, Andrés Chadwick Piñera estuvo presente este miércoles en la Cámara Alta presenciando en vivo cómo los senadores – por 23 votos a favor y 18 en contra- aprobaron los dos capítulos de la acusación constitucional en su contra, lo que implicará su inhabilidad durante cinco años para ejercer cargos públicos.

La revisión del libelo en el Senado había comenzado el martes, con la exposición de los diputados que formalizaron la acusación -Gabriel Boric (CS), Gabriel Silber (DC) y Marcos Ilabaca (PS)- y del abogado de Chadwick, Luis Hermosilla.

Fueron jornadas de sucesivas reuniones, lobby y hasta algunas lágrimas en los pasillos y el hemiciclo del Senado. “Nunca me imaginé que mi última intervención en esta sala sería por una acusación constitucional en mi contra (…) Me causa un profundo dolor”, dijo el ex ministro. “Personalmente, y con profunda convicción, quiero decirles que soy inocente de los cargos que se me formulan en esta acusación”, fueron algunas de las palabras que Chadwick emitió el martes, rompiendo el silencio que prácticamente había mantenido desde el 28 de octubre, cuando dejó el gobierno en medio del estallido social y convertido en uno de los rostros del malestar ciudadano.

Fueron dos días marcados también por apoyo explícito y gestiones del gobierno a su favor. Durante la tarde, una serie de ministros, subsecretarios y funcionarios de gobierno atiborraron las redes sociales con el hashtag #EstoyconChadwick. Los ministros del comité político y otros secretarios de Estado, además, llegaron a Valparaíso para acompañar a quien ofició como ministro en tres oportunidades durante las administraciones de Piñera (dos veces en Interior y una como vocero), como cabeza de la fundación del Mandatario -Avanza Chile-, y como hombre fuerte del piñerismo.

De modo casi paralelo a la ofensiva en redes, y encabezados por el Subdere, Claudio Alvarado, las filas de gobierno intentaron durante la tarde una última estrategia a favor de Chadwick: evitar que se aprobara el capítulo que hace referencia a violaciones a los derechos humanos. El libelo de la oposición acusaba al exsecretario de Estado de “haber infringido gravemente la Constitución y las leyes y haber dejado estas sin ejecución al omitir adoptar medidas para detener violaciones sistemáticas a los DD.HH.” en medio del estallido social que se inició en Chile el pasado 18 de octubre, además de haber afectado derechos constitucionales no contemplados en los estados de emergencia a los que concurrió con su firma.

Las gestiones apuntaron a anular el primer cargo y que se aprobara solo el segundo capítulo, relativo al momento de decretar el estado de emergencia. Las tratativas, a las que se sumaron parlamentarios de la UDI y RN, estuvieron dirigidas principalmente al PPD y la DC.

Insulza: esperanza diluida
Si bien con la aprobación de uno de los capítulos se daba por visado el libelo, la apuesta era evitar que Chadwick terminara acusado en materia de derechos humanos por el Senado.

Los últimos intentos se daban en minutos en que se habían perdido algunas esperanzas al interior del oficialismo. Cerca de la hora de almuerzo, el senador socialista, José Miguel Insulza, quien en los últimos días había sincerado que le costaba apoyar el libelo debido a su cercanía con el exministro y con su hermana, María Teresa Chadwick, confirmó que votaría a favor.

“Que no se diga nunca, honorables colegas, que frente a hechos tan graves como estos, la clase política se eximió de sus responsabilidades escudándose en interpretaciones jurídicas ante una crisis como la que el país ha vivido en los últimos dos meses. Voto a favor de ambos capítulos de la acusación“, dijo Insulza en la sala, agregando en un punto de prensa posterior: “que no se vuelva a decir que en la clase política se protegen unos con otros (…) Tengo mucho aprecio por el exministro, pero uno tiene que aprender a diferenciar las cosas. Soy un senador socialista, no soy un senador de gobierno”.

Asimismo, el PPD Felipe Harboe, quien en la mañana había sembrado algunas dudas al asegurar que “tenemos que tener la prudencia adecuada para tomar decisiones que no necesariamente son populares pero son las correctas”, planteó en la tarde: “es el ministro el que debe responder políticamente, es de la dignidad del cargo del ministro de donde surge la obligación de asumir las consecuencias políticas derivadas de actos, muchas veces lícitos, y muchas veces provenientes de sus subalternos. Es la regla de oro de la democracia”.

La jugada de Hermosilla
Durante la tarde, además, el defensor de Chadwick -Hermosilla- intentó también una jugada, al ingresar un escrito ante la secretaría de la Cámara Alta advirtiendo que los votos que emitirían los senadores Guido Girardi (PPD), Juan Ignacio Latorre (RD), Felipe Kast (Evópoli) y Ximena Órdenes (PPD) -quienes no concurrieron ayer a la formalización del libelo ante esa corporación por encontrarse fuera del país- pondrían en riesgo el derecho a un debido proceso de su representado.

“Es posible concluir que la tramitación de una acusación constitucional ante este Honorable Senado es un proceso continuo, de carácter jurisdiccional, que requiere la presencia del acusado y de los miembros del jurado que decidirán sobre su culpabilidad o inocencia”, decía el texto.

Desperfecto técnico y emplazamientos de Chile Vamos
La tensión al interior de la sala del Senado se sintió desde que comenzó la jornada de votación a eso de las 10 de la mañana. El senador Iván Moreira, uno de los primeros en intervenir, tuvo que suspender en tres oportunidades su discurso debido a desperfectos en el audio, evidenciando su molestia a la mesa. Tras este episodio se decidió suspender la sesión durante algunos minutos.

Los argumentos del oficialismo durante la jornada, en tanto, estuvieron enfocados en destacar las cualidades humanas de Chadwick quien fue definido como un hombre “intachable”, con “mirada de Estado” y articulador de “grandes acuerdos” con la oposición durante toda su trayectoria como legislador (desde 1990 a 2011).

En este sentido, destacó la intervención de la senadora gremialista Ena Von Baer quien interpeló a sus pares Insulza y Ricardo Lagos Weber (PPD). “Estoy segura que cada uno de nosotros va a recordar este día muchas veces y espero que con la conciencia tranquila de que la decisión fue justa”, expresó. Luego dedicó palabras a al senador PS: “cuando un ministro no cumple con su trabajo, se le separa del cargo. Pero señor Insulza, hoy en este Senado no comparece un ministro, comparece un exministro que ya asumió su responsabilidad. Entiendo que no se puede juzgar a la misma persona, por el mismo hecho, dos veces”.

Posteriormente, también cuestionó al senador Lagos Weber, quien durante su intervención reconoció que a diferencia de Chadwick, cuando Gonzalo Blumel asumió como ministro del Interior cambió los protocolos de Carabineros. “Cuando uno hace una acusación tan grave como ésta tiene que tener los datos. Resulta que los protocolos siguen siendo los mismos”, dijo.

Senadores ausentes
Si bien se sabía durante la semana que el DC Jorge Pizarro no estaría en la sesión -debido a un viaje a Panamá para participar de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana- , sorprendió a algunos la ausencia del senador oficialista, Manuel José Ossandón (RN).

Temprano comenzó a circular la información en el Parlamento de que el exalcalde de Puente Alto no estaría al final de la sesión. Esto, debido a un viaje programado al extranjero. La información se confirmaría en la tarde: el senador viajaría a China, invitado por una universidad, no pudiendo votar el libelo contra el exministro.

Coletazos: molestia UDI con el gobierno
En horas de la tarde, cuando el libelo aún no se había votado, comenzaron los primeros coletazos para el oficialismo por la acusación. Pasadas las 18.30, La Tercera dio a conocer el fuerte “reproche” que hizo la UDI al gobierno -en concreto al ministro del Interior, Gonzalo Blumel- por una supuesta falta de apoyo a uno de sus históricos. En concreto, se le recriminó al Ejecutivo no haber realizado las gestiones necesarias para evitar la acusación constitucional en contra del extitular de Interior. El diagnóstico también fue compartido por los diputados durante un almuerzo de bancada.

Concluida la votación contra de Chadwick, las miradas apuntan ahora al libelo presentado por los diputados de oposición en contra del Presidente Sebastián Piñera, en el que lo acusan de vulnerar los derechos humanos durante las manifestaciones. El escrito se vota mañana jueves en la Cámara Baja.

/psg

“Voto a favor”: Insulza despeja dudas y anuncia que respaldará acusación en contra de Chadwick

El senador José Miguel Insulza (PS) anunció este miércoles que votará a favor de la acusación constitucional en contra del ex ministro del Interior, Andrés Chadwick, impulsada por diputados de la oposición y que durante esta jornada se vota en la Cámara Alta.

Al exponer sus argumentos el parlamentario que hasta ahora mantenía su voto en duda, ya que ha apelado a la amistad que mantiene con Chadwick, comenzó diciendo que “estamos aquí para emitir un veredicto de carácter político”.

Así, al anticipar su votación apuntó a la administración del Presidente Sebastián Piñera en varias ocasiones, diciendo por ejemplo que “no compartiremos responsabilidades con el peor Gobierno de nuestra historia reciente, que llegó al poder lleno de promesas de tiempos mejores y promovió una reforma tributaria para acentuar las desigualdades, políticas educacionales para sepultar la educación pública, iniciativas de salud para mejorar las isapres y dejar igual el Fonasa y la salud primaria; favorecer las utilidades de los servicios básicos y reformas laborales favorables a las empresas. En suma, un gobierno que parece haber nacido para favorecer a los ricos a costa de los demás”.

Respecto a los hechos que se le imputan a Chadwick dijo que se le “advirtió” al Gobierno que no “incurriera en el error” de decretar estado de emergencia y aseguró -como señala la acusación- que durante esos días “hubo violencia, saqueos, enfrentamientos, heridos y muertos; y muchas violaciones de Derechos Humanos; obra sobre todo de una policía que se encontraba en su peor momento de preparación, ineficiencia y desmotivación como producto de su propia crisis interna”.

El senador Insulza insistió en que “nuestro juicio no es penal. Es político”, por lo que aclaró que “no hay evidencias que vinculen al ex ministro del Interior con la comisión de delitos. Ni siquiera con el conocimiento de que se estaban cometiendo en el momento en que ello ocurría. Eso es materia de la justicia en otras sedes y aquí no se han presentado antecedentes que permitan afirmarlo”.

Sin embargo, el socialista recalcó que “existe evidencia, más que suficiente, de un gobierno que perdió por completo el control de la situación de orden público en el país, que bajo su vigilancia se cometieron graves violaciones de derechos humanos. (…). Lo que se está haciendo efectivo es la responsabilidad política de un gobierno y sus principales autoridades que perdieron de vista lo que estaba ocurriendo en las calles de su país y equivocaron plenamente la respuesta a esos hechos”.

“Este es un juicio político y es la única oportunidad que tenemos de decirle al Gobierno del Presidente Sebastián Piñera que antes, durante y después de la crisis, ha hecho un pésimo trabajo, que con su ineficacia e insensibilidad ha perdido la confianza de las chilenas y chilenos”, insistió.

Y asegurando que “voy a votar a favor de los dos capítulos de la acusación”, Insulza señaló que “que no se diga nunca, honorables colegas, que frente a hechos tan graves como estos, la clase política se eximió de sus responsabilidades escudándose en interpretaciones jurídicas ante una crisis como la que el país ha vivido en los últimos dos meses”.

/psg