Este jueves la Sala de la Cámara de Diputados votó la acusación constitucional en contra del presidente Sebastián Piñera.

Luego de escuchar a la defensa del Presidente y a los diputados que estuvieron en la comisión revisora, la Sala de la Cámara aprobó la cuestión previa y la acusación queda desestimada.

“Con 79 votos a favor y 73 en contra, la Cámara acoge la cuestión previa de que la Acusación Constitucional contra el Presidente de la República no cumple con los requisitos que la Constitución Política señala. Por lo tanto, el libelo se entiende como no interpuesto”, indicó la Cámara de Diputados a través de Twitter.

Se trataba de la primera acusación a un Mandatario chileno en más de 50 años. La última de este estilo data de 1956 y fue formulada en contra del entonces presidente Carlos Ibáñez del Campo.

En términos generales, el libelo acusatorio impulsado por algunos partidos de oposición apuntaba a que el Presidente tendría responsabilidad política por las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por agentes del Estado desde que se produjo, el 18 de octubre, el estallido social.

A partir de las 10:00 horas, la Cámara de Diputados comenzó a analizar la ‘cuestión previa’ invocada por el abogado del Jefe de Estado, Juan Domingo Acosta.

El miércoles la comisión que revisó el libelo antes de que fuera visto por el Pleno de la Cámara, había respaldado la acusación por 3 fotos a favor y 2 en contra, pese a que calificaron las imputaciones en contra de Piñera “como genéricas e imprecisas”.

La polémica de la jornada la protagonizó la diputada opositora, Pamela Jiles, quien ingresó a la sesión utilizando en su cabeza una especia de capucha y además, gritó consignas en contra de Piñera ante la mirada atónita de sus pares.

La situación fue criticada por el diputado UDI, Javier Macaya, quien a través de Twitter calificó la acción como parte del “show teatral” montado por la oposición, considerando que la acusación no cuenta con los votos suficientes (2/3) en caso que vaya al Senado.

/psg

Cámara vota hoy primera acusación constitucional contra un Presidente en más de 60 años

Desde las 10:00 horas de este jueves, está convocada la sesión de Sala donde la Cámara de Diputados revisará la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera. Se trata del primer libelo de este tipo contra un Mandatario en ejercicio en más de 50 años, luego de que en 1956 se formulara uno al entonces jefe de Estado Carlos Ibáñez del Campo.

La acusación impulsada por parlamentarios de la oposición, apunta a la supuesta responsabilidad de Piñera en “las graves y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos cometidas por agentes del Estado en el último mes”, esto en medio de la crisis social que afecta al país.

Votación que además se produce luego de que el Senado aprobara la acusación constitucional contra el ex ministro del Interior Andrés Chadwick, significando un duro revés para el Gobierno. Pero pese a las dificultades que se vivieron el miércoles, en La Moneda se muestran más optimistas con lo que ocurrirá en esta jornada.

Ayer además, la comisión encargada de revisar el libelo contra Piñera, lo respaldó por tres votos a favor y dos en contra, donde fue clave el apoyo del diputado DC Daniel Verdessi. Significando el ingreso del recurso hoy a la Sala con un informe favorable, aunque aquello no es vinculante para la votación en el hemiciclo.

A diferencia de lo ocurrido con Chadwick, en el Gobierno descartan que el Presidente asista hoy al Congreso e incluso algunos esperan que ni siquiera pase la cuestión previa, la cual será invocada por el abogado defensor Juan Domingo Acosta. De aprobarse la defensa, el debate terminará en ese momento.

Desde el Ejecutivo creen que esto es lo que sucederá, pues consideran que la acusación tiene argumentos muy débiles, carece de fundamentos de peso para sustentarse, así como de hechos verificables.

En su defensa a la comisión revisora, se señalaba que “la acusación constitucional no debe ser utilizada para ejercer presión política sobre un gobierno. El desacuerdo político tiene otros cauces para manifestarse”. Y se agrega que las imputaciones que se realizan al Mandatario son “genéricas e imprecisas, y se fundan en hechos y circunstancias que todavía están siendo investigadas y que no han sido acreditadas por los tribunales de justicia”.

En caso contrario, se deberá avanzar hacia el fondo del libelo, lo cual requerirá una segunda votación. Para que avance hacia el Senado se requiere el voto a favor de la mayoría de los diputados en ejercicio, o sea, 78 votos.

/psg