El ex presidente boliviano, Evo Morales, hizo el sábado su primera aparición pública en Buenos Aires, desde que el Gobierno de Alberto Fernández le concedió el asilo político con el que llegó al país el jueves pasado.

Morales comió un asado y participó de una reunión en una vivienda ubicada sobre la calle José León Suárez, en el barrio de Liniers, donde reside el ex canciller de Bolivia y miembro de la comitiva con la que llegó al país, Diego Pary.

Tras la reunión y el almuerzo, Morales salió a la terraza y saludó a la gente que se había acercado al lugar, aproximadamente a las 19:20, hora local. Desde allí, el ex presidente aymara y líder del MAS tomó un micrófono y ofreció unas breves palabras. “Agradecer al Gobierno argentino, al pueblo argentino, el permitirme venir acá”, dijo el mandatario, ubicado al lado de Pary y entre las ovaciones del público.

Evo Morales en el barrio porteño de Liniers (Twitter: @AgenciaBoliviaR)

Evo Morales en el barrio porteño de Liniers (Twitter: @AgenciaBoliviaR)

Con esta aparición, Morales volvió a violar el compromiso que había asumido con el Gobierno de Alberto Fernández de no hacer declaraciones políticas durante su estadía en el país. Anteriormente lo había hecho a través e Twitter, donde fustigó a la presidente de su país, Jeanine Áñez y a los dirigentes Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa, además de cuestionar la labor de la Organización de Estados Americanos (OEA).

/gap