El ex presidente de Bolivia Evo Morales brindó una conferencia de prensa en Buenos Aires, lugar en el que se encuentra bajo condición de refugiado. Luego de que el ministro del Interior del gobierno interino de su país, Arturo Murillo, dijera que en las “próximas horas” saldrá una orden de captura en su contra, el ex jefe de Estado sostuvo: “No tengo miedo a la detención. ¿Cuántas veces he sido detenido y procesado?”.

“Nos hemos confiado demasiado. Los opositores cortaron las exportaciones de gas del Chaco boliviano hacia Brasil. Faltando dos o tres semanas, me llaman para decirme que políticos de oposición se han reunido para dar un golpe de Estado. Yo no lo creí, no le di importancia. Pasan las elecciones del 20 de octubre, el martes de esa semana (Luis Fernando) Camacho dice que iban a posesionar a Carlos Mesa. Estaban organizando el golpe de Estado. Es un golpe racista contra el pueblo”, comenzó su intervención Morales.

Y siguió: “El Estado no tenía control o fiscalización sobre los volúmenes de gas que se producían. En mayo nacionalizamos esta industria cumpliendo el mandato del pueblo, de los movimientos sociales y los profesionales patriotas. Quiero decir que durante 20 años de neoliberalismo, la renta era de 20 mil millones de dólares. El delito de nosotros fue recuperar nuestros recursos naturales. Nacionalizamos la energía y el agua, que antes estaban privatizados. Nosotros decimos que otro mundo es posible sin el Fondo Monetario Internacional, sin las políticas de afuera”.

Luego siguió refiriéndose a los logros de su gobierno: “Hemos demostrado que el crecimiento económico en Bolivia ha sido el primero en Sudamérica. ¿Hasta cuándo nos van a gobernar desde arriba y afuera? ¿Cuándo nosotros mismos nos vamos a gobernar?”, se preguntó. Y respondió: “Tenemos que gobernarnos nosotros mismos, el instrumento político nace del movimiento indígena. Tupac Kátari (caudillo de etnia aimara) decía que los mestizos tenían que organizarse para luchar juntos y hacer alianzas con blancos, era un convocador”.

También recordó que mañana -18 de diciembre- “se cumplen 14 años del triunfo, día de la Revolución democrática cultural. Con problemas ahora, pero estoy seguro que vamos a recuperar el poder de los movimientos sociales y campesinos en Bolivia. Logramos la redistribución de las riquezas. El sistema capitalista proclama la paz, pero yo estoy convencido que no va a haber paz si no hay justicia social, ni saqueando los recursos naturales ni con bases militares”.

Después volvió a repetir lo que viene diciendo hace ya unos días sobre que fue “un golpe al litio. El futuro en la energía es el litio. En los primeros años, fui a ver una planta de baterías de litio y quedé impresionado. Allí supe que solo quieren materia prima y no que nos industrialicemos. Hemos producido 400 toneladas de litio. Como socios de mercado se presentó China pero no participó Estados Unidos. ¿Cómo EEUU no va a ser parte de este gran negocio del litio?”, volvió a interrogarse.

Por último, se refirió a los comicios y reafirmó: “Hemos ganado en la primera vuelta en las elecciones. Para la OEA ganar por el 70, 80 o 90 por ciento (en algunas zonas los resultados arrojaron esos números) es fraude. En Bolivia hoy día siguen las persecuciones. Estoy convencido de que vamos a ganar las próximas elecciones. No voy a ser candidato pero tengo derecho a hacer política. De este golpe dos cosas me duelen: mataron a compañeros pero también asesinaron la economía”.

/psg