El Frente Amplio ha sido reiterativo en que desde el 18 de octubre están en juego los cambios que se van a hacer al modelo neoliberal y en ese proceso el partido tiene claro que debe jugar un rol activo. La colectividad apuesta a la conexión con el movimiento social.

Una de las definiciones que tiene tomada el PC es apostar a la interpelación pública al presidente Sebastián Piñera, aun después de la fracasada acusación constitucional.

El Frente amplio también apuesta a llevar los casos de violaciones a los derechos humanos a tribunales internacionales y no descartaría interpelar también al ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

¿Otra coalición?

La crisis que atraviesa la relación del PC con un sector de la oposición marcaría una nueva etapa y el comienzo de nuevas alianzas de izquierda.

“Lo que está en desarrollo es un proceso de reconfiguración de las fuerzas. Es prematuro pensar que hay algo definitivo. Pero lo cierto es que nosotros estamos por hacer cambios profundos al neoliberalismo y sentimos que no todas las fuerzas de oposición tienen la misma convicción. Pero es prematuro hablar de una nueva política de alianzas”, dice Núñez.

El diputado Walker, sin embargo, plantea algo distinto: “Hoy se abre completamente la posibilidad de reconfigurar un eje de centroizquierda que vaya desde la DC hasta Gabriel Boric, pasando por RD, quizás incluyendo a Comunes y otros partidos del Frente Amplio que se la jugaron por este acuerdo. La discusión de ayer nos permitió distinguir entre una izquierda democrática que no teme a los acuerdos, con una izquierda que cree que la democracia es un instrumento más”, asegura.

/gap