Desde el Gobierno de Francia señalaron este miércoles que el Presidente Emmanuel Macron no está dispuesto a “abandonar” el polémico proyecto de reforma de pensiones, aunque dejó abierta la puerta a negociar “mejoras” que puedan plantear otros actores.

Según la oficina del Mandatario, citada por la televisión pública gala, Macron pidió a su Gobierno que “esté disponible durante las fiestas” para continuar con las conversaciones con los “actores sociales”, con el objetivo de “lograr una pausa” de las movilizaciones y paros que han sacudido Francia desde hace dos semanas.

“El Presidente de la República no abandonará el proyecto, no lo distorsionará, pero está dispuesto a mejorarlo”, agregaron las fuentes.

Entre los cambios contemplados en la reforma del Gobierno, a los que se han opuesto varios sindicatos, está el de elevar de 62 a 64 años la edad mínima para recibir la totalidad de la pensión y la unificación de los más de 40 regímenes actuales en un único sistema general.

Nuevo ministro de Pensiones

Asimismo, Macron nombró este miércoles un nuevo responsable de la reforma de las pensiones en su Gobierno, en reemplazo de Jean-Paul Delevoye que dimitió el lunes, con la misión principal de negociar con algunos sindicatos una salida a la crisis por las protestas.

A través de un comunicado, el Elíseo indicó que el nuevo secretario de Estado de Pensiones será Laurent Pietraszewski, hasta ahora diputado del partido del Presidente, La República en Marcha (LREM).

Pietraszewski, de 53 años, ha dedicado la mayor parte de su carrera profesional al grupo de distribución Auchan, en particular en el departamento de recursos humanos, y se introdujo en política cuando el actual jefe del Estado creó en abril de 2016 la plataforma política que le llevó a la presidencia.

Su agenda oficial dentro del Gobierno galo comienza este mismo miércoles con los encuentros que ha programado el Primer Ministro, Édouard Philippe, con las organizaciones sindicales para intentar desactivar el conflicto que se ha traducido en 14 días de huelga en el transporte público terrestre y paros también en algunos otros sectores, como el sector público.

La llegada de Pietraszewski es consecuencia de la dimisión de Delevoye por el escándalo que se desató hace unos días cuando se filtró que había ocultado en su declaración – cuando llegó al Gobierno- toda una serie de puestos que ocupaba, algunos de ellos remunerados, lo que está actualmente prohibido.

El nombramiento de este nuevo secretario de Estado se produce un día después de una importante jornada de movilización contra la reforma, con manifestaciones en las que coincidieron todos los sindicatos, aunque con reivindicaciones muy diferentes.

/psg