París ha sido la noche del jueves víctima de un nuevo tiroteo en el que todas las pistas apuntan a que es de carácter terrorista, según ha confirmado el presidente francés, François Hollande. La acción ha conmocionado a una ciudad, y a todo un país que lleva más de dos años en estado de emergencia por la serie de atentados extremistas que en este tiempo han dejado más de 230 muertos. En ese último acto, un policía murió y otros dos resultaron heridos graves a causa de los disparos de un individuo en la avenida de los Campos Elíseos, la más conocida —y concurrida— de la capital francesa. Una turista ha resultado también herida leve, según informaciones oficiales.

“Estamos convencidos de que las pistas son de índole terrorista”, ha declarado Hollande en una comparecencia desde el Elíseo pasadas las 23.00, después de haber celebrado una reunión de emergencia con miembros de su gabinete. La sección antiterrorista de la Fiscalía de París ya ha abierto una investigación.