Hoy era el día de ataque argentino por aire , mar y tierra a nuestro país .
Llevábamos casi un año en terreno en espera del ataque e invasión Argentina a nuestro territorio , dese Porvenir hasta el Sur de Iquique . En mi caso era el Cdte del Batallón de Telecomunucaciones Ejercito en Punta Arenas . Época difícil , meses a -21 grados . Terreno duro , helado , y cada día más preparado para recibir el ataque argentino , en que sus efectivos eran tres a cuatro veces los de nosotros . Nuestro objetivo en Magallanes era defender con nuestros medios y nuestras vidas , desde Natales a Porvenir, el ataque argentino y destrucción de nuestras ciudades y población civil . El anuncio del General Floody en el teatro y estadio de P Arenas de que el ataque argentino y la guerra venía , fue fuerte pero asumido muy bien por la población magallanica . Vi los techos de los hospitales con cruces rojas gigantes y como mucha gente se fue al cementerio de P Arenas para protegerse de las bombas ( fuertes mausoleos ) . Nosotros preparados en tierra para soportar el ataque , conocíamos de memoria el terreno , los caminos , las grietas , los campos minados y los obstáculos naturales , ellos podían ser muchos , pero nuestro conocimiento del terreno nos ayudaría mucho y seria de mucho provecho para una defensa . En P Arenas las mujeres tejiendo bufandas , mitones , gorros y mantas para nosotros , en las calles camiones recogiendo velas , fósforos , cigarros , pilas , radios portátiles para nosotros , es emocionante el recuerdo maravilloso de esa gente de P Arenas , ciudad que quedó para siempre en nuestros corazones de soldados . La armada argentina ese día 22 venía ya en dirección al ataque a las Islas Picton , Nueva y Lennox , boca oriental del estrecho e isla Navarino. La fuerza aérea Argentina lista para bombardear Punta Arenas , el aeropuerto y nuestros aviones , los militares listos para avanzar hacia P Arenas , Natales y Porvenir , nosotros fieles a nuestro juramento , listos para “ rendir nuestras vidas “ por nuestro país , nuestra población civil , nuestras ciudades . Jamás vi a algún soldado con estrés o con pánico , al contrario , todos ansiosos de que apareciera luego el enemigo que cumplir nuestras misiones a cómo dé lugar . El ataque argentino no se llevó a efecto y nadie aún sabe porque y que les pasó . Ese es el recuerdo , mi recuerdo de ese día 22 de Diciembre 1978.
Rene Norambuena V.
General ( R)