Chile vive una de sus peores temporadas de incendios. La suma del calor y los fuertes vientos han creado el clima perfecto para que en los catastros preliminares, haya once muertos y más de 400.000 hectáreas quemadas.

Pero además, de las áreas verdes calcinadas, más de un centenar de familias lo han perdido todo a causa de las llamas y esta fuerte emoción puede dejar una huella en ellas. Es posible que sean víctimas de la angustia, depresión, fobias, crisis de pánico, temores e inseguridades de volver a sufrir algo similar en algún momento.

Para Cristóbal Schilling, psicólogo y director del Centro de Hipnosis Clínica, lo primero que hay que realizar para superar el temor a la catástrofe y así evitar que deje secuelas en el futuro, es permitirse expresar emocionalmente lo que está pasando. “Los niños o adultos necesitan expresar la pena que sienten, sus temores, la rabia respecto a la sucedido, llorar. Luego a eso conseguir apoyo y contención de su núcleo interno es fundamental en el proceso de recuperación”, manifestó.

Luego dio a conocer las reacciones más comunes que tienen las personas cuando enfrentan algún tipo de catástrofe, como son en este caso, los incendios. “Es probable que las personas afectadas eviten acudir al lugar donde vivieron la experiencia traumática y que tengan reacciones como el aumento de sudoración, ahogo y también algún tipo de desesperación momentánea”,

Schilling explicó que para llevar a cabo el proceso de recuperación existen ciertas etapas. La primera de ellas es la negación o el no asumir el proceso. Luego de ello viene la depresión o la rabia que podría provocar la desunión de la comunidad donde se encuentra inserta la persona. Finalmente está la aceptación, donde la persona asume el proceso que vive y comienza a re amarse para llegar al ritmo habitual de su vida cotidiana.

“El perder el hogar provoca una inseguridad tremenda, debido a que es un espacio de seguridad interno para cada individuo. Está lleno de recuerdos y por lo tanto, representa ciertas emociones. Todos estos signos que representa la casa y que se vienen abajo tras el incendio es un impacto muy fuerte para aquellas personas que lo viven, porque literalmente se convierte en depresión”, comentó Cristóbal Schilling.

En este proceso, es recomendable ayuda psicológica. El director del Centro de Hipnosis Clínica recomendó no sólo una terapia individual, sino apoyar a todos los integrantes de la familia. Existen casos donde la experiencia es tan invalidante emocionalmente que requieren de medicamentos que calmen su pena, ansiedad o angustia. En estos casos es recomendable acudir a un médico y jamás auto medicarse.

Finalmente está la psicoterapia. “El uso de la hipnosis en psicología permite rápidamente sanar experiencias traumáticas. De esta manera la persona va reelaborando la experiencia de una manera que la emoción negativa comienza a extinguirse. En terapia le llamo pasar de tener una herida a una cicatriz”, contó el director del Centro de Hipnosis Clínica.

/gap