El expresidente de Paraguay Horacio Cartes es blanco, este martes, de una orden de detención expedida por el juez Marcelo Bretas, a cargo de la operación Lava Jato en el Estado de Río de Janeiro. La investigación apunta a personas presuntamente vinculadas con Dario Messer, detenido en São Paulo desde junio pasado como presunto líder de una gigantesca red de lavado de dinero. Cartes recibió la noticia en su casa de Asunción, donde este martes lo visitaron varios políticos afines, según publica la prensa paraguaya.

Cartes comandó Paraguay entre agosto de 2013 y agosto de 2018. Hoy es sospechoso de ocultar parte de su millonario patrimonio a través de Messer, un brasileño clave en la investigación Lava Jato. La Policía Federal ha afirmado en un comunicado que encontró unos 20 millones de dólares (84 millones de reales) de Cartes presuntamente ocultos por la red, de los cuales más de 17 millones están en una cuenta en Bahamas. El dinero restante está repartido “en Paraguay entre doleiros [lavadores de dinero], casas de cambio de divisas, empresarios, políticos y una abogada”, según la nota de la Policía.

De momento, la orden de captura y prisión preventiva de Brasil contra Cartes no ha llegado a Paraguay a través del servicio de Interpol, según dijo a EL PAÍS el jefe de esta agencia policial en Asunción, el comisario Wilberto Sánchez. “Hasta el momento no hay notificación roja”, aclaró el jefe policial.

Una operación global

La Policía Federal brasileña emitió este martes 37 órdenes judiciales de prisión preventiva en Río de Janeiro, São Paulo y en la la ciudad de Ponta Porã, en la frontera con Paraguay. La inclusión de Cartes y otros residentes de Paraguay y Estados Unidos en la orden expedida por Bretas fue enviada a Interpol. Entre los señalados por la justicia brasileña también está la novia de Messer, Myra de Oliveira Athayde, detenida en un barrio acomodado de Río de Janeiro.

La Justicia brasileña investiga a Dario Messer desde los años noventa. En 2014, Messer se mudó a Paraguay, justo cuando empezó la operación Lava Jato. Compró allí una casa y luego obtuvo la ciudadanía paraguaya. En mayo de 2018, la justicia pidió su detención como presunto coordinador de un esquema de lavado de activos que movió 1.600 millones de dólares en 52 países. En aquella ocasión logró huir, pero finalmente fue capturado en julio de este año.

Cartes, por su lado, ha sido cuestionado desde el inicio de su carrera presidencial por las investigaciones en torno a presuntas irregularidades en su multimillonario patrimonio, que incluye uno de los tres grandes conglomerados de medios de comunicación de Paraguay. Durante su Gobierno, periódicos, radios y canales de televisión pasaron a manos de su hermana, Sarah Cartes.  “Estábamos esperando esta noticia desde que se le comenzó a investigar en Brasil. Lo que no hicieron los jueces en Paraguay, lo están haciendo hoy los brasileños”, dice Efraín Alegre, presidente del Partido Liberal, principal opositor al Partido Colorado de Cartes.

Cartes fundó una casa de cambio de divisas a la que llamó Amambay. Durante su Gobierno, aquel proyecto se convirtió en el Banco Amambay y tras el fin de su presidencia cambió el nombre a Banco Basa. El presidente de la empresa, Eduardo Campos, habló hoy en defensa de su jefe : “Es sorprendente teniendo en cuenta que tuve una conversación con el señor Horacio (Cartes) esta mañana y ni siquiera existe un llamado telefónico, un contacto ni una reunión con Darío Messer”, según publicó el diario paraguayo La Nación, propiedad del grupo empresarial de Cartes.

/gap