La nueva tabla de coeficiente de rendimiento que definirá a uno de los elencos que en 2020 descenderá a Primera B le pondrá a una dura tarea a los cuadros que en el Campeonato Nacional del 2019 se quedaron en la parte baja, entre ellos, Universidad de Chile.

Los azules arrancarán el año con una ponderación de 0,6 y superan solo a Universidad de Concepción (0,58) y a Santiago Wanderers y el segundo ascendido, a quienes solo se les contará el puntaje acumulado en 2020, por lo que la tarea se advierte dura para los adiestrados por Hernán Caputto.

Por lo mismo en Universidad de Chile existe conciencia de que la campaña del próximo año debe ser muchísimo mejor que la del último torneo. Si se usa como punto de comparación lo sucedido con la tabla de coeficiente de rendimiento del 2017, donde Deportes Iquique y Palestino se libraron del descenso, se deberán sumar 40 puntos para llegar a un (1,1) y prácticamente asegurar la permanencia,

¿Qué significa eso? Si se toma como comparación la tabla anual del 2018, el “Romántico Viajero” debería ubicarse, del noveno lugar para arriba. Ese año, Huachipato sumó 39 unidades y se quedó con aquel puesto. Octavo, fue O´Higgins, que llegó a 41.

Otro punto de comparación es lo sucedido este año, donde con 24 partidos jugados, Colo Colo sumó 40 puntos y finalizó como subcampeón, detrás de Universidad Católica.

Es esta obligación de sumar muchos puntos la que genera preocupación entre los hinchas, quienes miran con preocupación la lentitud en la llegada de los refuerzos. El equipo comenzó a trabaja el pasado viernes y solo presentó una cara nueva: Fernando Cornejo.

En contrapartida, son 12 los futbolistas que han abandonado el club, encabezados por Johnny Herrera. A ellos se podría sumar Matías Rodríguez, quien aún no ha dado una respuesta respecto a si acepta o no la última oferta que le hizo el club para tratar de retenerlo.

/Eduardo Méndez Garín