Los trabajadores ferroviarios franceses mantenían su movilización contra la reforma de las pensiones del Presidente Emmanuel Macron este martes, víspera de Navidad.

En este vigésimo día de huelga, solamente 40% de los trenes de alta velocidad (TGV) circulan, según la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF).

El tráfico debía reducirse aún más a partir del martes al final del día, con un cierre total de líneas de trenes de cercanías parisinas, que no volverán a abrir hasta el miércoles “a primera hora de la tarde”,explicó la SNCF.

“No hay razón para que esto se detenga de repente”, dijo en el diario comunista La Humanidad Laurent Brun, secretario general de la Confederación Generañ del Trabajo (CGT) ferroviaria.

“No nos detendremos cuando perdimos 20 o 25 días de salario sólo porque es Año Nuevo”, dijo, indicando que el movimiento continuará la semana próxima.

En París, sólo dos líneas de metro automática funcionaban normalmente y varias estaban completamente cerradas.

La reforma de pensiones pretende fusionar en un sistema “universal” los 42 regímenes de pensiones existentes y, en particular, suprimir los “regímenes especiales”, entre ellos los de la RATP (metro parisino) y de la SNCF (sistema ferroviario), que permite a sus empleados dejar de trabajar antes.

La huelga ya ocasionó una pérdida de ingresos de 400 millones de euros (443 millones de dólares) a la SNCF, declaró su presidente Jean Pierre Farandou en una entrevista en el diario Le Monde este martes. “El conflicto no terminó, y todavía es demasiado pronto para hacer un balance completo”, pero “después de veinte días, hay 400 millones de euros de volumen de negocios que no se habrá realizado en este período”, precisa Farandou, previniendo que “las cuentas 2019 se verán fuertemente impactadas por este conflicto”.

El lunes, los manifestantes bloquearon brevemente el tráfico en la línea 1 del metro parisino y ocuparon las vías de tren en Lyon. “Se nos explica que ya no hay huelga, que todo va bien. El objetivo era mostrar cierta determinación”, comenta a la AFP Fabien Villedieu, delegado ferroviario, que participó en esta acción sorpresa.

No parece que nada vaya a cambiar antes del comienzo del año próximo ya que el gobierno fijó recién el 7 de enero como fecha para el próximo encuentro entre ministros y sindicatos.

/psg