Desde el estallido social y hasta la intervención del Banco Central, el dólar acumuló un alza de $116,54. Si bien luego de la acción cambiaria por parte del ente rector, el valor se ha reducido $77,68, el impacto de la apreciación tendrá, de todas formas, incidencias en el precio de algunos productos locales.

Eso es lo que trasmitió el instituto emisor en su último Informe de Política Monetaria: “En el escenario base se proyecta que durante 2020, la inflación alcanzará niveles cercanos a 4% (en doce meses) respondiendo mayormente a la depreciación idiosincrática del peso, lo que lleva a que el grado de traspaso a la inflación sea mayor al promedio”.

Por esto, el BC subió su proyección de IPC anual de 2,7% a 3,4% para 2019 y de 2,8% a 3,6% para el próximo año.

Aunque el mercado ve menos inflación que el Central sí esperan que el efecto dólar se comience a percibir durante el primer trimestre de 2020.

De hecho para ese período los economistas prevén que el IPC acumule un avance de 0,9% entre enero y marzo. De concretarse sería su mayor registro en tres años.

Esto considerando que cerca del 70% de los productos de la canasta de IPC se relacionan directa e indirectamente con precios importados.

En este contexto, bienes y servicios como bencina, paquete turístico, ticket de avión, automóvil nuevo y alimentos como la carne podrían tener los primeros impactos en los próximos meses.

Martina Ogaz, economista de EuroAmerica señala que “esperamos que dentro de los próximos meses la inflación comience a reflejar la depreciación que ha tenido el tipo de cambio, también considerando que este se ha mantenido sobre los $700 por un tiempo prolongado, más allá de los registros históricos luego de la crisis”.

La economista proyecta un IPC de 0,2% para enero; 0,3% febrero y 0,4% en marzo.

Sergio Lehmann, economista jefe de Bci acota que “hacia los primeros meses de 2020 veremos una inflación que comienza a recoger más claramente los efectos del incremento del tipo de cambio”. La estimación de Lehmann considera un IPC de entre 0,2% a 0,3% para los dos primeros meses del año, y más cercana a 0,4% en marzo.

Tomás Flores, economista de LyD ve un poco más de inflación para ese período, ya que estima que “el promedio de variación del IPC para el primer trimestre es de 0,4% dado el paulatino traspaso que tendrá el mayor valor del dólar, que si bien es cierto ha retrocedido últimamente, aún es más alto que el valor observado antes de la violencia”.

Mirada diferente

Una visión distinta entregó la economista jefe de Banchile, Carolina Grünwald, quien señaló que “en nuestro escenario base nosotros no realizamos un traspaso directo a precios locales del alza del tipo de cambio, puesto que el comercio, aún antes de la crisis social, mantenía altos stocks de inventario. Por lo tanto, con ventas débiles, es difícil subir precios. Esto, para los bienes importados como electrodomésticos, autos, teléfonos”.

No obstante, la economista subraya que “hay otros tipos de bienes, como los paquetes turísticos, donde el traspaso de un incremento del tipo de cambio es más directo. Lo mismo sucede para la bencina”.

Así, bajo este escenario, Grünwald, prevé que la inflación en el primer trimestre fluctuará entre 0,3% y 0,4%.

/psg