Dentro de la crisis económica que enfrenta la Universidad Arcis, se han conocido diversas irregularidades. Una nueva problemática fue revelada por el administrador provisional, Patricio Velasco, tras la demanda laboral que interpuso su ex rectora, Elisa Neumann, en donde exigió un pago de $83 millones. Desde la institución aseguraron que está cobrando trabajos que no se realizaron.

 La ex rectora de la Universidad Arcis presentó una demanda al Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago. El motivo que esgrimió es que la institución no cumplió con un acuerdo, por lo que se le adeudaría parte de su sueldo y una serie de bonos.

En el escrito, Neumann menciona que “en febrero de 2015 aceptó rebajar temporalmente la renta aludida ($3.722.000), a petición de las autoridades superiores, fijándose en $3.256.000, pero pactándose que, a contar de enero de 2016, mi renta mensual sería restablecida, ascendiendo desde entonces a $3.870.000“.

Además, en el escrito se detalla que cuando llegó el administrador provisional se terminó su puesto de rector “sin previo finiquito del contrato respectivo ni concierto ni asentimiento de mi parte, rebajando mi renta al monto de $ 1.700.000“.

RESPUESTA DEL INTERVENTOR

En un documento de respuesta, Velasco sostiene que Neumann ocupó el cargo por más tiempo del estipulado en su contrato, junto con tener un aumento de su remuneración sin justificaciones.

Según los antecedentes presentados por el administrados provisional, la ex rectora comenzó a recibir un sueldo de $3.722.000 al iniciar su cargo el 1 de noviembre del 2014. Sin embargo, este puesto sería ocupado hasta el 31 de diciembre del 2014. Por lo que desde el 1 de enero de 2015, Neumann debió reasumir su puesto de directora de la Escuela de Psicología “y percibir por concepto de remuneración un sueldo base de $ 1.323.000, más asignación de movilización y colación de $ 60.000“.

En el escrito se especifica que “por razones que esta parte desconoce, la demandante continuó desempeñándose como rectora más allá del 31 de diciembre del 2014, específicamente hasta septiembre de 2015″.

Según lo que detalla Velasco, Neumann “a partir de julio de 2015, decidió por sí y ante sí aumentar su sueldo base e incluir en sus liquidaciones distintos haberes cuya fuente es inexistente, como ‘clases’ y ‘examen de grado y proceso’”. De esos antecedentes no existen registros de tales labores.

Finalmente su sueldo base se fijó en $ 1.652.404 desde octubre de 2015 y hasta su despido. Lo que Velasco enfatizó que “desde que asumió esta administración y a la fecha del despido, la rectora no reclamó jamás por estas nuevas condiciones”.

DEFENSA DE NEUMANN

Por su parte, el abogado representante de Neumann, Jorge Blas, afirmó que en la audiencia por este caso logrará acreditar lo expresado en la demanda. Esta diligencia será el 20 de febrero.

En ese sentido, Jorge Blas dijo que: “Decir que doña Elisa Neumann fue una especie de dictadora es calumnioso y ridículo, porque no solamente el administrador tiene un sueldo mucho más alto sin siquiera ver un progreso en la universidad, sino que son críticas que no tienen ninguna seriedad“.

SITUACIÓN DE LA CASA DE ESTUDIOS

Cabe recordar que la Universidad se encuentra en una situación determinante para su futuro, por estar en época de matrículas.

Para que el plantel sea sustentable económicamente, debe incorporar a 573 nuevos alumnos de pregrado y a 169 de postgrado.

A esta realidad se le debe agregar la deuda que tiene la institución, que asciende a más de $8.000 millones y el creciente desprestigio que ha sufrido por esta mediática causa.

/gap