La tasa de desempleo del país se ubicó en 6,9% durante el trimestre septiembre-noviembre, anotando una baja del 0,1% respecto al mismo período del año pasado, según los datos arrojados esta mañana por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Dicho resultado está por debajo al pronosticado por algunos analistas, quienes incluso preveían que la cifra podría bordear el 9%, considerando que la mitad de octubre y todo noviembre estuvieron en contexto de crisis social.

De acuerdo a la información recogida por la Encuesta Nacional de Empleo (ENE), que elabora el INE, este resultado se debió al alza de 1,5% de la fuerza de trabajo, mayor a la registrada por los ocupados (1,4%). En tanto, los desocupados crecieron 2,1%, incididos por quienes buscan trabajo por primera vez y cesantes.

Según el sondeo, las mujeres y hombres vivieron una situación dispar, ya que la tasa de desocupación femenina alcanzó 7,8%, creciendo 0,5 puntos porcentuales en doce meses, mientras que la tasa de desocupación masculina fue 6,2%, retrocediendo 0,3 puntos porcentuales en el mismo período.

En el aumento de los ocupados incidieron mayormente los sectores constructivos (6,3%), actividades de salud (6,4%) y comercio (1,6%). En tanto, por categoría ocupacional, el alza de concentró en los asalariados formales (2,3%), los trabajadores por cuenta propia (1,0%), los empleadores (3,5%) y personal de servicio doméstico (3,2%).

La población fuera de la fuerza de trabajo se expandió 2,4%, influida mayoritariamente por los inactivos potencialmente activos (10,5%), quienes según razones de no búsqueda o no disponibilidad fueron incididos por “responsabilidades familiares permanentes (cuidado de niños o personas dependientes)”, “espera la estación de mayor actividad” y “se cansó de buscar”.

La tasa de desocupación ajustada estacionalmente fue 7,1%, siendo 0,1% superior a la del trimestre móvil anterior. Esta alza no se observaba en el mismo trimestre desde el año 2013.

Región Metropolitana

A nivel regional, se destaca la Región Metropolitana, en donde la tasa de desocupación del trimestre septiembre-noviembre de 2019 fue 7,8%, creciendo 0,5% en doce meses.

El alza del indicador se debió a la expansión de 2,0% de la fuerza de trabajo, superior a la variación de los ocupados (1,5%). Los desocupados, por su parte, registraron un incremento de 9,2% motivados por los cesantes (7,3%).

Por su parte, las tasas de participación y ocupación aumentaron 0,5 pp. y 0,1 pp., consignando 62,5% y 57,6%, respectivamente. Asimismo, la población fuera de la fuerza de trabajo creció 0,2% impulsada por los inactivos potencialmente activos (8,2%) y las mujeres (0,6%).

/psg