Un grupo de desalmados intentó derribar la estatua del general Manuel Baquedano, ubicada en la Plaza que lleva su nombre, al centro de Santiago.

Hasta la rotonda llegó un grupo y con cuatro cuerdas que, junto a tres personas arriba de la estatua, comenzaron a mover la figura. Hasta el momento, no ha podido ser derribada.

Pese a que la Corte favoreció a la Intendencia en implementar el copamiento preventivo, hasta ahora no ha intervenido carabineros en el lugar.