No habrá final española, pero sí habrá derbi en semifinales. Real Madrid y Atlético pelearán por un billete para estar en Cardiff el 3 de junio en una eliminatoria que se abrirá en el estadio Santiago Bernabéu el 2 de mayo y que se decidirá ocho días después, el 10, en el estadio Vicente Calderón, que se puede despedir de Europa por todo lo alto. En la otra semifinal, Juventus y Mónaco, dos equipos de estilos bien distintos, pugnarán por el rival de Madrid o Atlético en la final. La ida se disputará en el Principado el 3 de mayo y la vuelta en Turín, el día 9.

En el recuerdo de madridistas y rojiblancos estará el recuerdo de las dos recientes finales de Champions conquistadas por el Madrid, algo que, para Butragueño, no tendrá mucha influencia: “Cada año es diferente y cada partido es diferente. No afectará lo que pasó en las dos finales. Nos conocemos muy bien”, dijo el director de relaciones institucionales del Madrid.

Le secundó Clemente Villaverde, consejero del Atlético: “Nuestra gente ha sabido superar lo que ha sido jugar dos finales de Champions, perderlas y son conscientes de lo que significa llegar aquí. La mentalidad que tienen los jugadores es la propia de una semifinal europea”, dijo Villaverde, que habló de la posible despedida europea del Calderón con un derbi. “Será la mejor despedida. Esperemos ser capaces de honrar esa despedida europea del Calderón”.