A partir del miércoles 1 de enero comenzó a regir la ley que autoriza a los bancos a pagar automáticamente la línea de crédito de sus respectivos clientes con cargo al saldo de sus cuentas corrientes.

De esta manera, a partir de hoy, el pago de la línea de sobregiro de la cuenta corriente será automático. Es decir, en el momento en que haya fondos en la cuenta, estos se traspasarán de forma automática al pago de la línea de crédito asociada a dicha cuenta.

Aquello, según la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), salvo que los clientes soliciten expresa y voluntariamente lo contrario. Por ello, hace varias semanas algunas bancos iniciaron campañas para que sus clientes puedan elegir la modalidad que más les acomode, ya sea manual o automática para el pago de sus líneas de crédito.

Según la Biblioteca del Congreso, esta iniciativa -impulsada por parlamentarios de la UDI y aprobada durante este año-, “el pago de la línea de sobregiro de la cuenta corriente será automático. Es decir, en el momento en que hayan fondos en la cuenta, estos se traspasarán de inmediato al pago de la línea de crédito asociada a la cuenta”.

“Sin embargo, se privilegiará el pago de la deuda vigente por créditos no estipulados. Esto ocurre cuando se ha girado una cantidad mayor a la pactada en la línea de crédito. El pago de ese sobregiro siempre tendrá prioridad”, indica la medida.

De todas formas, también existirá la posibilidad de evitar que el cobro se haga de manera automática. Esto, se deberá solicitar de manera expresa ante el banco correspondiente y en el momento en que el cliente lo considere necesario.

“Si lo desea, deberá instruir al Banco que el pago del crédito que se haya estipulado para su cuenta corriente bancaria no se realice de manera automática. Podrá entonces abonar a la línea de crédito cuando lo desee mediante depósitos en caja o transferencias”, apunta la iniciativa según el Congreso.

Así, una vez solicitada la cancelación del cobro automático, este dejará de funcionar un mes después. Por ejemplo, si esto se exige el 2 de enero, el servicio automático dejará de funcionar el 2 de febrero.

Según la ley, “el cálculo de todos los cargos asociados al crédito que se haya estipulado para la cuenta corriente bancaria será el mismo, cualquiera sea la opción asumida por el cliente”. Además, la medida regirá respecto de “los pagos de los créditos que se hayan estipulado en cuentas corrientes bancarias, aun cuando los contratos respectivos hubiesen sido celebrados con anterioridad a ella”.

Para los parlamentarios que impulsaron la medida, la idea central de esto es que sea el cliente quien pueda determinar la forma en que se abonarán los dineros para cubrir los montos utilizados de su línea de crédito y así evitar elevadas tasas de interés por parte de las entidades financieras.

/psg