Una vez más los viernes quedaron marcados como las jornadas más violentas de las manifestaciones en el marco del estallido social que vive Chile desde el 18 de octubre pasado.

Ayer, los episodios más notorios estuvieron relacionados con incendios. El hecho más grave fue el que afectó a la iglesia San Francisco de Borja, destinada a Carabineros.

Ahí una banda de sujetos saquearon el recinto, sacaron imágenes de su interior y posteriormente la incendiaron. Esto generó el repudio absoluto de las autoridades de Gobierno y el general director de la institución señaló que ya habría un identificado.

De hecho, Carabineros informó que ya hay un detenido. La institución dice que se trata de un hombre, mayor de edad, quien ya había sido observado lanzando artefactos incendiarios contra los funcionarios en la marcha.

Luego, el mismo sujeto, siempre según la versión policial, alrededor de las 20:00 horas, ingresó hasta la iglesia institucional y lanzó líquido acelerante (bencina), con la cual dio inicio al incendio que terminó con daños de consideración en toda su estructura.

Tras esto, fue detenido a las 22:15 horas en la intersección de Diagonal Paraguay esquina Lira, comuna de Santiago.

Otro hecho informado por Carabineros fue que 30 personas interrumpieron en tránsito vehicular con barricadas incendiarias en Avenida General Velásquez con calle El Belloto, deteniendo la marcha de un bus de la Empresa Red Bus Metropolitana.

Obligaron al conductor a descender, para posteriormente encenderle fuego al bus. Carabineros hizo uso de gas lacrimógeno para dispersar a los sujetos. Concurrió bomberos quienes extinguieron el siniestro.

Mientras que en San Ramón, aproximadamente 80 personas descerrajaron los candados del cierre perimetral del Supermercado Alvi, ubicado en Avenida Santa Rosa.

Al no poder ingresar, prendieron fuego mediante el uso de líquido acelerante a una caseta del guardia, a una oficina de contabilidad y un container. Carabineros los dispersaron con gas lacrimógeno.

/psg