Bolivia acudirá nuevamente a las urnas el 3 de mayo para elegir a su presidente y vicepresidente y renovar a la Asamblea Legislativa, tras los fallidos comicios de octubre pasado que fueron anulados.

Las elecciones se celebrarán “el primer domingo del mes de mayo”, dijo escuetamente el vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia Oscar Hassenteufel a los medios en la ciudad de Sucre, la capital constitucional y sede del órgano judicial de Bolivia.

La convocatoria a los comicios y el calendario electoral serán publicados el próximo lunes, agregó Hassenteufel, tras asistir en Sucre a un acto del Tribunal Constitucional.

El presidente del TSE, Salvador Romero, confirmó horas después que “el domingo 3 de mayo los ciudadanos vamos a acudir a votar para elegir a la Presidencia y la Asamblea Legislativa”.

Romero dijo a los medios en La Paz que los detalles del calendario electoral se conocerán en los próximos días y que una eventual segunda vuelta, si fuera necesaria, se llevaría a cabo “en un plazo no mayor a 45 días después de celebrada la primera”.

Bolivia celebrará los nuevos comicios tras quedar anulados los del pasado 20 de octubre, en los que fue declarado vencedor el expresidente Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo.

Un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmó que hubo “operaciones dolosas” en dichas elecciones, que alteraron “la voluntad expresada en las urnas”. El anterior órgano electoral que gestionó aquellos comicios acabó procesado, con sus integrantes en prisión preventiva, acusados de delitos electorales relacionados con ese supuesto fraude.

El Parlamento boliviano, en el que el partido de Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS) tiene la mayoría, designó hace unas semanas a seis nuevos vocales del TSE, mientras que el séptimo fue nombrado por la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, que tiene esta potestad.

También está en trámite una ley, por iniciativa del Senado, para ampliar el actual mandato del Ejecutivo y el Legislativo, que concluye el próximo 22 de enero, ante la imposibilidad de celebrar elecciones para renovarlos antes de esa fecha.

Será la primera elección que el MAS encarará sin Morales como candidato, algo que ese partido había logrado evitar hasta ahora con recursos legales que le permitieron presentarse a los comicios de 2014 y 2019 pese al límite constitucional de dos mandatos continuos.

/psg