“¿Qué significa un ‘mejor Fonasa’? Significa hacernos cargo de los problemas que hoy día tiene Fonasa, que los hemos escuchado y sentido de la gente, porque no hay nada mejor para gobernar bien que escuchar con atención y con humildad a la gente. Este plan se base en lo que la gente nos ha pedido, en lo que la gente siente que son sus problemas”.

Así fue como el Presidente Sebastián Piñera dio a conocer este domingo los detalles del proyecto de ley “Mejor Fonasa”, que busca reformar el seguro público de salud que atiende a 14,5 millones de personas. El plan considera cuatro ejes centrales de intervención.

Plan Universal de Salud

La primera arista busca, en palabras del Mandatario, “cubrir lo que es básico, importante y necesario en la salud de las familias chilenas”. “Incluye todo lo que la familia necesita: exámenes de laboratorio, medicamentos, hospitalizaciones, atenciones de urgencia, maternidad y cuidado del recién nacido, atención pediátrica, atención ambulatoria, las enfermedades Auge y la medicina preventiva”, explicó el Presidente.

El Plan Universal de Salud será un “conjunto garantizado de soluciones de salud” al que también tendrán acceso los usuarios de isapre. También incluirá una red de prestadores acreditados, a la que pertenecerán todos los establecimientos de atención primaria y hospitales públicos.

En caso de no haber suficiente capacidad para cumplir con las garantías del plan, otras instituciones —como los centros de salud institucionales de Fuerzas Armadas y los universitarios— se podrán incorporar, y en caso de haber más necesidad se podrán incluir instituciones privadas a través de licitación.

Tiempos máximos para enfermedades no AUGE

“Un ‘Mejor Fonasa’ significa que hay que garantizarles a todos sus usuarios un tiempo máximo de espera. Hoy día solo las 85 enfermedades AUGE tienen tiempos máximos de espera, el resto no: es de acuerdo a las capacidades o deficiencias que tenga el sistema de salud”, explicó el Presidente.

El plan contempla asignar tiempos máximos de espera para las demás afecciones. Según datos compartidos por el Gobierno, hoy existen 3 millones de chilenos que se encuentran en listas de espera para cirugías o atenciones de especialistas.

“Se van a terminar esos casos dramáticos que hemos conocido personalmente de personas que esperan años, literalmente años, por una operación quirúrgica o por la atención de un médico especialista. Eso se va a terminar, porque el ‘Mejor Fonasa’ le va a asegurar a todos un tiempo máximo de espera”, añadió.

“Alivio al bolsillo”

El tercer pilar del plan gubernamental se centra en la reducción del gasto por salud para los usuarios del sistema público, lo que se buscará de distintas formas. Una se relaciona con el Plan Universal de Salud, que tendrá una cobertura mínima garantizada por parte del Estado de un 80% de las prestaciones. También incluye el Seguro Catastrófico de Salud ya anunciado.

La otra vía está ligada al precio de los medicamentos con el convenio establecido entre Fonasa y farmacias, que “significó un descuento que, en promedio, está en torno al 27-28% de los medicamentos y que ya está funcionando en todo Chile”, anunció el Mandatario. También se establecerá que Cenabast compre los medicamentos para “no permitir que laboratorios, farmacias o carteles se confabulen para cobrar en forma abusiva”.

También se mencionó un seguro de medicamentos, que incluirá los 200 más demandados por la población y relativos a las enfermedades más recurrentes, como hipertensión y diabetes. “El Estado va a pagar una parte del medicamento para ayudar a las personas a adquirirlo”, explicó Piñera. Sumando todo, esperan reducir hasta en un 60% el precio pagado por concepto de remedios.

Nuevo rol de Fonasa

“Este ‘Mejor Fonasa’ cambia la naturaleza y la función de Fonasa. Hoy día, Fonasa es un mero pagador, paga lo que la salud pública gasta. Lo vamos a transformar en un asegurador y en un defensor de los intereses de los usuarios de Fonasa”, aseguró el jefe de Estado.

En este aspecto se asegura que dejará de ser una “caja pagadora” para fortalecerse como el “seguro público de salud”, tomando el rol de “defensor del paciente y encargado de que se cumplan las garantías”. Será su responsabilidad derivar atenciones en caso de no existir capacidad en un recinto hospitalario.

También incluye un nuevo gobierno corporativo, que asegurará “mayor autonomía, independencia, profesionalismo y transparencia en la gestión”, lo que se suma a una “mayor fiscalización de la Superintendencia de Salud”.

/psg