Constitución ha sido uno de las comisiones clave desde que comenzó la crisis en octubre. Fue en esta instancia que se dio la mayor discusión para la reforma a la Carta Magna que habilitaba el proceso constituyente que comenzará con el plebiscito de entrada que se llevará a cabo a fines de abril. No obstante, este será uno de los espacios «menos gratos» para el gobierno. En el Senado, el PPD Felipe Harboe dejará su puesto para que asuma el socialista Alfonso de Urresti quien ha sido uno de las voces críticas al oficialismo dentro del PS. En tanto, en la Cámara Baja el cupo le corresponde al Frente Amplio que deberá nombrar al reemplazante del DC Matías Walker.

Si bien el único miembro formal del bloque de izquierda es Gabriel Boric (Convergencia Social), quien fue clave para alcanzar el acuerdo para una nueva Constitución firmado por partidos de oposición y oficialismo, en la comisión también se encuentra presente el diputado Tomás Hirsch (Partido Humanista), cuya colectividad a comienzos de diciembre abandonó el FA por discrepancias con el resto de partidos que suscribieron el documento. Sin embargo, al haber formado parte del acuerdo administrativo aún existe la posibilidad de que el ex candidato presidencial pueda dirigir la instancia, quedando de esta forma en uno de los liderazgos de izquierda más duros contra el gobierno. De hecho, Hirsch fue uno de los impulsores de la fallida acusación constitucional contra el Mandatario.

Un panorama más claro se ve en HaciendaEn la Cámara Alta el DC Jorge Pizarro reemplazará al PPD Ricardo Lagos Weber. El senador por Coquimbo es un negociador nato y ha sido uno de los representantes de la falange que más se ha mostrado disponible a dialogar con el gobierno. De hecho, el pasado 28 de diciembre, el legislador cuestionó en una entrevista a La Tercera la acusación constitucional que la oposición aprobó contra el ex ministro del Interior Andrés Chadwick, además de criticar el actuar del PC durante la crisis social. «No sé si es esa tentación antigua de los comunistas de liderar revueltas populares que terminen con ellos en el poder, en la vieja estrategia de la dictadura del proletariado, o lisa y llanamente cometieron un error estratégico pensando que podían transformarse en intérpretes de los sectores más duros», señaló Pizarro.

Mientras que en la Cámara de Diputados Daniel Núñez (PC) dará paso al demócratacristiano José Miguel Ortiz, de esta forma la tramitación de proyectos -especialmente la Reforma Tributaria-, podrá ser más rápida ya que el DC se ha mostrado dispuesto a negociar con La Moneda. «Respaldaré Acuerdo Tributario del Senado porque convirtió un proyecto ‘neutro fiscalmente’ que no recaudaba más en un nuevo que recaudará para el Fisco de modo permanente US$ 2.200 millones», escribió el legislador cercano a Jorge Pizarro en su cuenta de Twitter este martes.

En Trabajo este año también se tendrán que destrabar dos proyectos complejos. El gobierno espera promulgar la Reforma Previsional, que ha sido uno de las prioridades que el Jefe de Estado le encargó a la ministra María José Zaldívar al momento de asumir la cartera, y a su vez intentará calmar los ánimos con el texto legal que reduce la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales impulsada por el Partido Comunista. En esto será clave lograr mejorar las relaciones con la diputada frenteamplista Gael Yeomans (CS) quien se mantendrá a cargo de la comisión de la Cámara Baja hasta mediados de año, cuando asuma el PPD Tucapel Jiménez. Un panorama más optimista para el oficialismo está en el Senado ya que el socialista Juan Pablo Letelier asumirá en esta instancia.

Reforma a Isapres y a Fonasa, estos serán los tópicos que marcarán la agenda del Minsal este año, dos proyectos que deberán sortear su tramitación en el Legislativo. Es en el Senado en donde hay una claridad sobre quién será la cabeza de la comisión: Carolina Goic, la representante de la DC ha sido una figura clave en tramitar textos legales sobre esta materia en el Congreso; en tanto en la Cámara Baja quien deberá designar al presidente de la instancia es el Frente Amplio. El bloque de izquierda cuenta con dos miembros en la comisión que tienen perfiles completamente distintos: Diego Ibáñez (CS) y Miguel Crispi (RD).

Ibáñez ha sido una de las voces más críticas del gobierno, de hecho ha impulsado una serie de iniciativas para investigar supuestas faltas cometidas por el Ejecutivo y pertenece al único de los 4 partidos del conglomerado que no firmó el acuerdo para iniciar el proceso constituyente. Un perfil completamente distinto a Crispi, quien representa a la corriente de los Pantalones Largos de Revolución Democrática, la que está conformada por el sector más ligado a la ex Concertación. De hecho, el diputado por el distrito 12 es hijo Claudia Serrano, ministra del Trabajo del primer mandato de la ex Presidenta Michelle Bachelet, y fue asesor del Ministerio de Educación durante el segundo gobierno de la actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

En Educación, sale el FA y entra la ex Nueva Mayoría. En 2019 el Frente Amplio presidió las comisiones de ambas Cámaras con el senador Juan Ignacio Latorre (RD) y la diputada Camila Rojas (Comunes), pero ahora el gobierno tendrá como interlocutores a Jaime Quintana (PPD) en el Senado y al socialista Juan Santana en la Cámara Baja.

Las seis comisiones del FA

Además de presidir Salud y Constitución, el Frente Amplio tendrá a su cargo otras tres comisiones en la Cámara BajaEconomía, en la que tendrá que optar entre el independiente Renato Garín -quien se abstuvo en la votación para censurar la actual mesa encabezada por Iván Flores-, y el liberal Alejandro Bernales, representante del sector más moderado del bloque junto a Vlado Mirosevic.

Bernales también integra Cultura, otra instancia que a partir de marzo de este año estará en manos del FA. Sin embargo, en dicha comisión también participa el humanista Florcita Alarcón, cuyo partido firmó el acuerdo administrativo a comienzos de 2018. No obstante, aún existe la incógnita de cómo la coalición trabajará junto con sus ex socios que tienen representación en la Cámara.

Minería también quedará a cargo del único diputado del Frente Amplio que participa en la instancia: Pablo Vidal (RD). Además, en el Senado su compañero de partido Juan Ignacio Latorre asumirá la comisión de Derechos Humanos. En tanto, el Partido Comunista solo tendrá a cargo la comisión de Recursos Hídricos, la cual será encabezada por Daniel Núñez, quien el año pasado presidió Hacienda.

Senado: Seis comisiones en manos de Chile Vamos

A diferencia de la Cámara Baja en donde Chile Vamos no tendrá a cargo ninguna comisión, en el Senado el oficialismo se hará cargo de Gobierno, Seguridad, Minería, Ética, Obras Públicas y Agricultura.

En la comisión de Gobierno, el oficialismo deberá decidir entre Luz Ebensperger (UDI) y Rodrigo Galilea (RN) para encabezar la instancia durante este año. Una situación similar se vivirá en Obras Públicas en donde los candidatos para presidir dicha comisión son Ena Von Baer (UDI) y Juan Castro (RN).

En Seguridad Ciudadana la presidencia quedaría en manos de Felipe Kast (Evópoli) o de Víctor Pérez (UDI), mientras que en Agricultura la derecha deberá definir entre Juan Castro (RN) y Carmen Gloria Aravena (indepediente). En donde sí hay claridad es en Ética, que será dirigida durante este año por José García (RN) y en Minería que estará a cargo de Alejandro García-Huidobro (UDI).

/gap