Parece una obsesión. Cada vez que juega Claudio Bravo, la prensa inglesa parece necesitada de hacerle un comentario negativo con el fin de criticarlo, incluso cuando el Manchester City golea como anoche al Port Vale.