El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, levantó una vez más la polémica por un comentario que envió a los jugadores de la NBA, justamente a una semana de la reanudación de dicha competencia. Al respecto, cuestionó a los jugadores que se arrodillan en el momento del himno, enviando con ese símbolo un mensaje contra el racismo.

“Tengo ganas de vivir deportes, pero cada vez que veo a un jugador arrodillado durante el Himno Nacional, es una señal de gran falta de respeto por nuestro país y nuestra bandera, ¡El juego termina para mí!”, recalcó.

Cabe recordar que la NBA exhibió el martes el campo de juego dentro de ‘la Burbuja’, situada en Orlando (Florida), donde se jugarán los partidos de la Liga y se reiniciará la competencia después de una larga pausa por la pandemia.

La zona deportiva tiene impresa con grandes letras la frase reivindicatoria ‘Black Lives Matter’. Las letras son de color negro brillante y se refiere al movimiento social que pide igualdad racial y justicia social.

En lugar de tener el espacio que comúnmente se destina a los representantes de las emisoras de comunicación, en la parte central del campo, detrás de las franjas que delinean la pista de juego, los comunicadores estarán en paneles de plegables con espacio de a menos seis pies entre cada silla.

/gap