El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aclaró que ningún soldado de su país sufrió lesión alguna tras los ataques con misiles perpetrados anoche por el Ejército iraní contra puestos norteamericanos en Irak, al mismo tiempo que anunció nuevas sanciones económicas contra la República Islámica.

“Ningún estadounidense fue lesionado en los ataques de anoche por el regimen irani. No hemos sufrido ninguna baja, nuestros soldados están en zonas de seguridad”, afirmó.

De esta forma, el Mandatario salió al paso de lo sostenido por la televisión pública iraní, que informaba un saldo de 80 soldados estadounidenses muertos por el ataque contra las tropas norteamericanas. “Solamente hemos sufrido daños mínimos en las bases militares. Nuestras grandes fuerzas estadounidenses están preparadas para todo”, aseguró.

“No se perdió ninguna vida estadounidense ni iraquí, por las precauciones que se tomaron por las fuerzas de dispersión y un sistema de alerta temprana que funcionó muy bien”, agregó Trump, quien afirmó que “Irán parece estar bajándose de su caballo y creo que eso es algo bueno para todas las partes involucradas y para el mundo”.

/psg