Un grupo de más de 20 personas, en su mayoría mujeres, tiene prohibido ingresar al Congreso tras una solicitud hecha por la Cámara de Diputados al personal de seguridad.

Así lo confirmaron desde la Corporación argumentando que esta decisión se tomó luego de los desórdenes ocurridos al interior del edificio el pasado 18 de diciembre cuando se discutió y aprobó en la Cámara la reforma constitucional que permitirá el plebiscito del 26 de abril.

En esa ocasión, un grupo ingresó al Parlamento sin la autorización para estar en la tribuna ni en el hall de la Cámara. Lo hicieron luego que el diputado Gabriel Boric (CS), y las diputadas Natalia Castillo (RD) y Camila Rojas (Comunes) permitieran su paso al edificio, por lo que los tres tendrán que enfrentar a la comisión de Ética. Además, otro grupo entró a través de la Biblioteca del Congreso.

Algunas de las invitadas de los legisladores iniciaron manifestaciones al interior del edificio, e incluso dos de ellas lograron entrar al Hemiciclo en medio de un fuerte forcejeo con personal de seguridad e incluso con el secretario de la corporación, Miguel Landeros.

Dos de ellas enfrentan ahora a la justicia, luego de la que Cámara hiciera la denuncia ante el Ministerio Público aludiendo a que es un delito interrumpir las sesiones legislativas y está prohibido ingresar a la Sala sin la autorización correspondiente.

Todas las personas involucradas en los incidentes fueron identificadas. Se elaboró un listado y determinó a partir de esta semana que no podrán entrar al Parlamento. Según aclararon desde la Corporación esta decisión se ajusta al reglamento interno.

En su artículo 88 el texto señala que se puede prohibir el ingreso a quienes cometan esta infracción hasta por tres sanciones consecutivas y “si al cumplirse el plazo, en la primera ocasión en que tengan acceso a ellas los asistentes reinciden en actitudes semejantes, la prohibición podrá alcanzar hasta seis sesiones más”.

Además desde la Cámara no descartan solicitar como medida cautelar a la justicia, el que no se les permita el paso hasta el Parlamento a este mismo grupo de personas.

“Lista negra”

La vicepresidenta del partido Comunes, Bárbara Castillo, y la coordinadora nacional de la plataforma de feminismo popular Poderosas, Estefanía Campos, denunciaron ser parte de este grupo calificándolo como “una lista negra”, ya que al intentar pasar el lunes al Senado no se les permitió el paso.

“Nos parece grave que una dependencia del Estado que nos pertenece a todas y todos elabore listas negras como se hacía en dictadura, más grave aun cuando teníamos agendadas reuniones de manera formal donde expondríamos en el marco de la discusión de paridad de género. Nos gustaría saber si está lista negra y la prohibición de ingreso es una medida que cuenta con el respaldo de las y los parlamentarios”, dijo Castillo.

/psg