Se confirmó la muerte de Rolando Díaz, de 61 años, el conductor de la Línea 104 del TransAntofagasta, quien sufrió dos infartos, luego de que la máquina que manejaba fue atacada desconocidos en el sector La Chimba, en Antofagasta.

De acuerdo a las informaciones, el hombre llegó el pasado 28 de octubre al servicio de urgencias del Hospital Regional, donde permaneció internado en estado de gravedad hasta la jornada del pasado miércoles, cuando se confirmó su muerte.

Luis Núñez, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Conductores de Chile, detalló que “fue atacado por desconocidos. Iba trabajando, sufrió dos paros, un infarto después, se le diagnosticó la muerte cerebral”.

“La semana pasada el Instituto de Seguridad de Trabajador (IST) emitió un informe donde determina que no fue un accidente laboral, por lo que entendemos no se hará efectiva la cobertura médica”, agregó Núñez.

En ese contexto, el dirigente destacó que expondrá esta situación a las autoridades competentes, para que garanticen la seguridad de los conductores que día a día se ven expuestos a situaciones cómo ésta.

“Lla autoridad siempre plantee el tema de trasporte como algo normal y de eso los empresarios tienen que hacerse cargo pues la gente no está trabajando como corresponde, los conductores están haciendo un esfuerzo enorme por cumplir con los recorridos y también para cumplir con las cuotas que se le cobran a los conductores diariamente (…) siempre el conductor ha sido carne de cañón para estos casos”.

Los funerales del conductor de TransAntofagasta se efectuaron durante la jornada de este jueves en el Cementerio General de Antofagasta.

/gap