Fueron 147 las sedes habilitadas para rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU) que entre 6 y 7 de enero pasado paralizaron el proceso. La razón, según el gobierno, fueron las violentas manifestaciones que tuvieron como objetivo impedir el normal desarrollo del test. Estas protestas, según la denuncia del Ejecutivo al Ministerio Público, fueron realizadas o instigadas por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces). Las acciones incluyeron desórdenes, riñas, interrupciones del tránsito y tomas de colegios.

La presentación del Ministerio del Interior acusó a la Aces de concretar un boicot a la PSU “subversivamente eficiente”, al lograr su cometido de suspender la prueba en el país tras la filtración del test de Historia.

En paralelo a esta acción legal, el Ejecutivo presentó 16 querellas en los tribunales de garantía. En los documentos acusa a 35 jóvenes con nombre y apellido (ver listado), de realizar desórdenes públicos, maltrato de obra a Carabineros e incluso por infringir la Ley de Armas.

Por este último delito fueron formalizados Fabiana Muñoz (18), David Asencio (20), Michelle Peña (19) y Tamara Quiñones (18), quienes “el 6 de enero a las 5.30 fueron sorprendidos al interior del establecimiento educacional Colegio Fernando de Aragón, ubicado en Puente Alto, destinado como local para la rendición de la PSU”, dice la querella.

Al ser detenidos por Carabineros, señala el escrito, les encontraron dos alicates, dos candados, una linterna, una llave de perno, cuatro antiparras, cinco pañuelos, un martillo, una botella de 750 ml con líquido acelerante y una máscara de gas.

El Juzgado de Garantía de Puente Alto decretó para todos los imputados arraigo nacional y prohibición de acercarse al colegio.

El mismo día, a las 9.00, fueron detenidos dos jóvenes, entre ellos un alumno del Instituto Nacional de iniciales J. S. L. (17). De acuerdo a la querella, 15 encapuchados entraron al liceo Isaura Dinator de Guzmán, ubicado en Av. Matucana, que era sede para rendir la PSU.

“En ese lugar los querellados, junto a otros sujetos ingresaron y cerraron las puertas de entrada con una cadena de bicicleta, realizando destrozos del inmobiliario del instituto y de las pruebas”, dice el escrito.

Otro querellado, de iniciales E. N. C., lanzó “objetos contundentes en contra de personal de Carabinero” y J. S. L. tiró una piedra que golpeó “el rostro de la cabo segundo Carolina Leiva”. El menor trató de escapar, pero fue atrapado por Carabineros en Av. Matucana.

El documento que incluye a más querellados -un total de 10- fue por desórdenes públicos en el establecimiento educacional San Ramón, en La Pintana.

El escrito es contra de Rocío Basáez (18), Melanie Riquelme (18), Mario Muñoz (18) Janis Negrón (18), Guillermo Sepúlveda (18), Germán Astudillo (18), Carlos Olave (18), Anaís Nahuel (18), A. F. A. (17) y K. C. C. (17). Este último registra antecedentes policiales por desórdenes el 29 de noviembre de 2018, en Providencia.

Según Interior, el 7 de enero a las 09.30, cerca de 120 personas, entre ellas estos jóvenes, se manifestaban contra la PSU cerca de la sede de rendición y empezaron a tirar “objetos contundentes al personal policial y universitario”. Señala que luego se dirigieron al sur por Av. San Francisco, donde dificultaron el tránsito de vehículos que se desplazaban por el sector en la intersección de Av. Santa Elena con San Francisco, en El Bosque. Después, se subieron a un bus y uno de ellos tomó el extintor contra incendios. “Carabineros dispersó a la multitud, quienes comenzaron a huir, para finalmente detenerlos”, indica la querella.

En este caso, el 11° Juzgado de Garantía declaró ilegal la detención de los jóvenes y no acogió las dos solicitudes de la fiscalía: la medida intrusiva de interceptación de teléfonos de los imputados por falta de antecedentes, ni las medidas cautelares.

El gobierno también se querelló por desórdenes contra P. D. T. (17), quien fue detenido en las inmediaciones del Liceo Juan Gómez Milla. Y a Luis Ignacio Herrera Fica (19) lo acusan de maltrato a Carabineros en el colegio August D’Halmaer, en Ñuñoa.

/psg