El gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, habló esta mañana sobre lo planteado por una mesa técnica conformada por representantes de partidos opositores, donde se propuso aumentar la cotización previsional un 6% y que todo aquello vaya a un fondo común sin tope imponible.

“Si todo el porcentaje extra de cotización, este 5% que se ha dicho o 6% como dicen, va todo a un fondo de reparto, lo que va a pasar es que la generaciones futuras por los temas demográficos en Chile, porque los niños ya no nacieron, no van a ver incrementadas sus pensiones de forma considerable”, sostuvo Larraín.

Y agregó que “efectivamente esto va a hacer subir las pensiones de la generación actual, es cierto, pero uno tiene que mirar las pensiones de hoy día y también las pensiones de la generación que viene. Esto tiene una analogía con el cambio climático, que tiene que ver con cómo uno va protegiendo y dejando un mundo mejor para las generaciones que vienen hacia adelante”.

“Lo que a nosotros nos corresponde es entregar los antecedentes técnicos, para que después, en 15 años más, no nos digan ‘ustedes debieran haber dicho esto antes’. Lo que nosotros estamos diciendo es: Si se va a hacer esto, tengamos claro que eso va a significar que las generaciones que vienen hacia adelante no van a recibir mejores pensiones.

Dicho eso, el líder de la Asociación de AFP llamó a ser “súper claro y poco populista en las cosas que propone y dice. La única manera de subir las pensiones de los actuales pensionados es con recursos, por lo tanto alguien tiene que pagar esos recursos. La pregunta es: ¿Esos recursos los vamos a sacar del presupuesto nacional, se van a obtener por vía deuda pública o vamos a tener algún impuesto que va a permitir financiar a esa generación que hoy día no puede mejorar las pensiones?”

Una manera de hacerlo, añadió Larraín, es con reparto, pero advirtió que “eso dura un tiempo, no dura para siempre, porque demográficamente en nuestro país tenemos cinco trabajadores por cada trabajador pasivo, y en 20 o 25 años más vamos a tener solo dos trabajadores por ese trabajador pasivo”. “Entonces lo que importan acá, que es lo que no he visto en esta discusión, es cómo se va a hacer esa transición para asegurar pensiones en el futuro”, recalcó, agregando que “personalmente no tengo ningún problema en generar marcos de solidaridad, las AFP no tienen ningún problema en generar marcos de solidaridad”. Pero ¿cómo se hace la mejor solidaridad? ¿Se hace a través del impuesto al trabajador o hay una manera más eficiente de hacerlo?”.

Y en cuanto a la idea de un sistema en que el la cotización extra suba 5% y, de esa cifra, 2% vaya a solidaridad -lo que está siendo estudiado por el Gobierno-, Larraín comentó que “eso efectivamente mejora las pensiones en el corto plazo. Y la manera en la cual se ideó en su momento fue con una transición”, recordando que esa es una iniciativa que viene del proyecto de pensiones del pasado Gobierno de Michelle Bachelet.

“En el proyecto de la Presidenta Bachelet efectivamente el reparto se iba disminuyendo a través del tiempo. A medida que iba subiendo la cotización, el reparto iba disminuyendo. La pregunta entonces es: ¿Vamos a agregar ese componente de reparto para siempre, sabiendo que demográficamente nuestro país en el largo plazo no puede tener componentes de reparto tan altos?”, finalizó Larraín.

/psg