La Asociación Nacional de Magistrados expresó su “categórico rechazo” a las amenazas y funas que la jueza Karen Atala ha recibido, tras el fallo por la detención de un manifestante en el cerro Santa Lucía, durante incidentes ocurridos el viernes pasado en el marco del estallido social.

Según el video que testigos del arresto viralizaron, desde una camioneta blanca se bajaron civiles, que luego Carabineros informó que son policías, para aprehender al individuo por su presunta responsabilidad en el lanzamiento de elementos incendiarios.

“La Asociación Nacional de Magistrados expresa su categórico rechazo ante los actos de amedrentamiento de los que, bajo diversas formas y con distinta intensidad -en especial, a través de mensajes publicados en redes sociales- han sido objeto jueces y juezas de garantía en los últimos días, tras resolver asuntos de su competencia en el contexto de la crisis social y política que el país vive desde el 18 de octubre pasado”, señaló en un comunicado.

Añadió que “resulta inaceptable que, más allá de la legítima crítica que determinadas decisiones judiciales puedan acarrear, jueces y juezas sean blanco de ‘funas’ o derechamente amenazas y actuaciones que arriesgan comprometer su integridad o la de personas de su entorno ante decisiones desfavorables para los o las intervinientes de un proceso determinado, cualquiera que sea la materia”.

“Lo anterior -añade la asociación- además de revestir una gravedad preocupante, instala una lógica peligrosa que pasa completamente por alto que en nuestro país existe un sistema de recursos procesales que la ley franquea a todas las personas involucradas en un proceso ante los tribunales de justicia, que les faculta para impugnar -y eventualmente revertir- cualquier resolución judicial que les resulte desfavorable”.

La Asociación de Magistrados finalmente llamó a “las autoridades y entes responsables a adoptar las providencias necesarias para que la judicatura pueda cumplir su trabajo en condiciones suficientes de seguridad para el correcto funcionamiento del sistema de justicia”.

Durante el fin de semana, la jueza de garantía fue blanco de críticas y funas en las redes sociales por dejar en prisión preventiva al individuo. El caso ha sido cuestionado, además, por la decisión de la magistrada Atala de, según sus críticos, sin revisar los videos de la detención.

/psg