Un “Neptuno frío” y dos supertierras potencialmente habitables acaban de pasar a formar parte del ya extenso catálogo de exoplanetas conocidos y confirmados. Los nuevos mundos acaban de ser presentados en un suplemento de la revista Astrophysical Journal junto a otros ocho candidatos a nuevos planetas, todos ellos orbitando alrededor de enanas rojas cercanas.

Resultado de imagen para Hallan dos nuevas supertierras aptas para la vida
En la ilustración, la nueva Súper Tierra GJ180d, que es la que tiene más probabilidades de ser capaz de albergar vida

En su artículo, Fabo Feng y Paul Butler, del Instituto Carnegie para la Ciencia, en Washington, explican que los dos planetas potencialmente habitables orbitan, respectivamente, alrededor de GJ180 y GJ229A, dos de las estrellas más cercanas al Sol, lo que los convierte en un objetivo prioritario para futuras observaciones con la nueva generación de telescopios, actualmente en plena construcción.

Se trata de dos supertierras, con masas equivalentes a 7,5 y 7,9 veces las de nuestro planeta y con periodos orbitales de 106 y 122 días respectivamente. El Neptuno frío, por su parte, fue hallado alrededor de la estrella GJ433, a una distancia de su estrella que implica, con toda probabilidad, que su agua superficial esté congelada. Dada su cercanía, este mundo se ha convertido en el candidato perfecto para la obtención, en un futuro próximo, de imágenes directas. “El planeta del tipo Neptuno GJ433 d -explica Feng- es el más cercano, grande y frío jamás detectado”.

Así imaginan los investigadores a GJ229Ac, otra de las supertierras recién descubiertas
Así imaginan los investigadores a GJ229Ac, otra de las supertierras recién descubiertas

Los nuevos exoplanetas fueron descubiertos utilizando el llamado método de la velocidad radial, que aprovecha el hecho de que no solo la gravedad de una estrella influye en el planeta que lo orbita, sino que la gravedad del planeta también afecta a la estrella. Lo cual crea pequeñas oscilaciones en la órbita de la estrella que se pueden detectar con los instrumentos de los científicos. Debido a su pequeño tamaño y su relativamente reducida masa, las enanas rojas son, precisamente, las estrellas más adecuadas para localizar planetas usando esta técnica.

La noche eterna

Más frías y pequeñas que nuestro Sol, las enanas rojas, o enanas M, son la clase de estrella más común en toda la galaxia, y las que más planetas terrestres albergan a su alrededor. Además, en comparación con otros tipos de estrellas, las enanas rojas pueden tener planetas con la temperatura adecuada para que haya agua en estado líquido en sus superficies incluso en órbitas planetarias muy próximas.

“Muchos planetas que orbitan a enanas rojas en la zona habitable están bloqueados por mareas gravitatorias – explica Feng-, lo que significa que el período en el que giran alrededor de sus ejes es el mismo que el período en el que orbitan su estrella anfitriona. Esto es similar a cómo nuestra Luna está bloqueada por mareas a la Tierra, lo que significa que solo vemos un lado desde aquí. Como resultado, estos exoplanetas tienen una noche permanente muy fría por un lado y un día permanente y muy caluroso por el otro, lo que no es bueno para la habitabilidad. GJ180d es la supertierra templada más cercana a nosotros que no está bloqueada por mareas a su estrella, lo que probablemente aumenta su probabilidad de ser capaz de albergar y mantener la vida”.

/psg