Está muy en boga consumir productos orgánicos. Ensaladas y hortalizas cultivadas de manera más sana y sustentable. Lechugas, tomates, cebollines, rúculas y espinacas, son algunos de los preferidos en esta temporada. Pero ¿conocemos realmente cuáles son los beneficios de estos alimentos orgánicos, y qué nos aportan?

Lo primero es saber que las hortalizas orgánicas son alimentos que se producen evitando el uso de productos sintéticos, como pesticidas, herbicidas y fertilizantes artificiales y cuentan con certificación de un organismo acreditado.

La ley nº 20.089, que regula la producción orgánica nacional a través del SAG -organismo estatal encargado de velar su cumplimiento-,  señala y define los productos orgánicos como aquellos provenientes de sistemas que fomentan la biodiversidad y los ciclos biológicos del suelo.

Según el ingeniero agrónomo Carlos Veloso, asesor orgánico de Vegus, “Los alimentos orgánicos son aquellos producidos bajo principios ecológicos, sin uso de fertilizantes y pesticidas de síntesis química, con base en el uso sostenible de los recursos naturales y cuidando el medio ambiente. Esta práctica tiene como resultado alimentos sanos, saludables y libres de productos químicos”.

Los cultivos orgánicos en general, son tratados con compost y materias naturales, todas debidamente autorizadas. Además mantienen un balance bioquímico de nuestro cuerpo; son  nutritivos ya que tienen un alto contenido vitamínico, proteico y mineral.

Los productos hidropónicos, por su parte, usan un método de cultivo industrial que tiene como base un sustrato acuoso, con una alta carga de nutrientes químicos disueltos, pudiendo crecer en una solución mineral únicamente, o bien en un medio inerte, como arena lavada, grava o perlita, entre muchas otras, según describe el especialista de Vegus.

En definitiva, conviene informarse y tomar conciencia de que a través de los alimentos que comemos podemos cuidar nuestra salud, según coinciden los expertos.

/gap