Dos días después desde que estalló la crisis social en Chile, la Cámara de Diputados convocó a una sesión extraordinaria de la Sala. En ese caso lo hicieron porque el domingo 19 de octubre el Presidente Sebastián Piñera envió un proyecto para frenar el alza de $30 del Metro de Santiago y decidieron tramitarlo con la máxima agilidad, considerando que ese fue el detonante de la molestia ciudadana.

Desde ahí, prácticamente el Congreso no ha tenido semanas distritales y ha ajustado su calendario para legislar en días extraordinarios. La Cámara por reglamento sesiona en Sala de martes a jueves, mientras que el Senado lo hace martes y miércoles, pero ahora en las dos instituciones han incorporado este tipo de actividades en otros días. Así ha avanzado en la agenda social y se seguridad propuesta por el Gobierno, la reforma que permitirá el plebiscito y otras materias que han surgido desde los propios parlamentarios.

Pero también se han enfrentado entre ambas corporaciones por el trabajo que se ha hecho en este contexto. “Eso de que ‘el Senado lo corrige’ se ha hecho algo recurrente, lo que muestra que en algún momento alguien está desatendiendo sus responsabilidades centrales”, dijo el sábado pasado a El Mercurio el presidente de la Cámara Alta, senador Jaime Quintana (PPD).

Los diputados se molestaron y en la sesión del martes recién pasado anunciaron el envío de una nota formal pidiendo “prudencia”, además de la solicitud de un listado del estado de proyectos que se han enviado al Senado y el estado de su tramitación.

En el Hemiciclo, el diputado socialista, Jaime Naranjo, apuntó además al Senado diciendo que la Cámara ha sesionado -según sus cálculos- 51 veces desde el 18 de octubre, mientras que en el otro lado han realizado 36 sesiones de Sala.

Comparación

Faltando dos semanas para que los legisladores inicien el receso de febrero, Emol realizó un conteo según la información disponible en la página web de ambas corporaciones y se determinó que el Congreso Nacional en su conjunto ha realizado un 40% más de sesiones comparado con el mismo período del año anterior (18 de octubre de 2018 a 17 de enero de 2019 frente a 18 de octubre 2019 a 17 de enero 2020).

En lo que va de este período legislativo (iniciado el 12 de marzo de 2019) la Cámara de Diputados ha convocado a 144 sesiones de Sala y 54 de ellas se han hecho desde el estallido social.

La misma institución el período total pasado realizó 138 sesiones y 40 de ellas se hicieron entre mediados de octubre y mediados de enero. Es decir, comparando estas últimas cifras y meses, los diputados han asistido a un 35% más de sesiones.

En el Senado también tienen más sesiones a su haber a causa de la crisis: si se comparan las realizadas entre octubre y enero de 2018 frente a las convocadas en los mismo meses en este período se demuestra que han participado de un 50% más.

El período pasado los senadores tuvieron 95 sesiones en total y ahora aún faltando días para que se acaba este año legislativo, ya suman una más al total. Asimismo 39 de ellas se han convocado desde el 21 de octubre, mientras que entre octubre y enero del período pasado sesionaron 26 veces.

Sin semanas distritales

El presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), comentó a Emol que su Corporación se ha organizado tomando la decisión de sesionar los lunes y viernes cuando sea necesario, además se redujo el tiempo de debate de cada parlamentario de 10 a 6 minutos con el fin de poder tratar más proyectos en cada reunión. Asimismo,, y considerando las consecuencias, se han suspendido total o parcialmente las semanas distritales.

“Nos hemos comido todas las semanas distritales, ninguna semana distrital desde el estallido social ha estado libre de sesiones en el único lugar que por obligación constitucional podemos sesionar que es Valparaíso. La gente nos reclama en los distritos, nos piden que estemos allá, hay problemas que coordinar, que gestionar, pero hemos estado concentrados en la Sala”, declaró.

Según el parlamentario “el año pasado resolvimos más de 80 proyectos y los despachamos y ahora desde el estallido social tenemos casi un 50% más de proyectos despachados y eso es un tremendo esfuerzo que, claro, no se refleja en la última Encuesta CEP (Confianza en el Congreso alcanzó 3%) porque tal vez no hemos sabido informarlo como corresponde o hay una animadversión que va a ser responsabilidad nuestra también resolver para que la gente confíe un poco más en nosotros. Que efectivamente estamos preocupados, tratando de colaborar y gestionar e incluso premeditar los cambios que Chile necesita”, dijo.

/psg