El Comando de Inteligencia se materializó el 9 de enero. En un documento de dos carillas, el Ejército detalla cuáles serán los objetivos de esta nueva unidad, que dependerá de la Dirección de Inteligencia de la institución castrense, que hoy encabeza el general de brigada Pedro Varela Sabando (51).

Según el documento publicado en el Diario Oficial, este comando será el responsable de dirigir y controlar en todo el territorio nacional “la totalidad de las operaciones y actividades que desarrollen las unidades de Inteligencia”.

De acuerdo al mismo texto, esta unidad “tendrá como misión desarrollar la dirección, coordinación y control de las actividades ejecutivas que realizan las unidades de Inteligencia del Ejército”.

De esta manera, nueve regimientos y reparticiones castrenses de todo el país se unificarán para entregar insumos de análisis, además de tareas habituales para este tipo de áreas, como la recolección y procesamiento de información sensible, elaboración de informes a partir de estos insumos que llegan a manos del alto mando castrense para tomar decisiones o realizar recomendaciones que ayuden a reducir los riesgos ante amenazas internas o externas a la institución.

Con la creación del Comando de Inteligencia, nueve unidades a nivel nacional se anexan para mejorar el flujo de información obtenida por los agentes militares. Se trata de los regimientos de Inteligencia N° 1 “Soberanía” y de Inteligencia N° 2 “Llaitún”. Se anexan las agrupación de Inteligencia de Arica, Iquique, Antofagasta, Concepción, Valdivia, Coyhaique y Punta Arenas.

Además, en el caso de la Jefatura de Guerra Electrónica, según el texto, pasará a ser parte del Regimiento de Inteligencia “Llaitún”.

/psg