Por días y días, los chilenos nos hemos preguntado sobre el accionar de Gobierno.

Hoy, sin apoyos, sin recursos, arrinconado en los muros de la Moneda, se encuentra Sebastian Piñera, solo y con su orgullo herido.

Aquel que por años , se habituó a ser el gran ganador en el mundo financiero, que se las sabía todas en política. El que fue electo para un segundo mandato con un 54.4% de los votos bajo el slogan “de tiempos mejores”.
Hoy se esconde en las polleras de su más leal compañera: Cecilia Morel, la cual se ha convertido en su apoyo sicológico, que lo contiene y acompaña en los Consejos de Gabinete, hecho insólito en la historia política del país .

Así todo, no atiende a sus consejos, pues no está en su ADN, o en su fatuidad y orgullo el aceptar consejos ni ideas de nadie.

Así, cual un cuento de niños este “reyecito” quien se dio el gusto de no oír y menos aceptar los consejos de sus Ministros, asesores y partidarios políticos , se ve abandonado a su suerte.

Hoy, por no haber puesto atajo a esta REVOLUCIÓN, (que al parecer de muchos fue montada desde un país extranjero )estamos viviendo, por su desidia de no cumplir sus promesas electorales a las FFAA , por su eterna condescendencia hacia la izquierda, (motivada quizás por su pasado) cual acabó por ser crucificado y hundido.

Oportunidades de pacificar el país , ha tenido varias, pero en su mente egoísta y extraviada ,a preferido ceder a todo ,lo que una oposición que apenas concita un 3% de apoyo, le ha solicitado.

Señor Piñera, aún tiene la opción, de salvar a Chile, de lo que se avecina en marzo: GUERRA CIVIL,o en abril, a un plebiscito impuesto por la oposición, donde , si la centro derecha gana con el voto RECHAZO, será una ganancia a lo Pirro, ya que de modo alguno este veredicto será aceptado por una izquierda que basa su fuerza en el apoyo del lumpen,el narcotráfico asi como el partido Comunista y sus aliados del Frente Amplio; quienes , pese a ser minoría se han preparado disciplinadamente y con ayuda de extranjeros y sus aportes económicos a dar la lucha fuera de la urnas.

El otro gran error de Sebastian Piñera, ha sido de desprestigiar, despojar y humillar, al Cuerpo de Carabineros, los cuales lealmente lo han apoyado y servido, pese a encontrarse con las manos atadas, inermes, por la falta de valentía del Primer Mandatario , de hacer frente a LOS MAL LLAMADOS DERECHOS HUMANOS, los cuales mundialmente, son reconocidos como un brazo del marxismo internacional.

Ante la imposibilidad que la Presidencia actúe , solo cabe preguntarnos: qué pretende Piñera? Está o no está en su plena capacidad mental para retomar el control del país, a través las FFAA,los únicos capaces de pacificar y defender a Chile de esta solapada invasión marxista promotora del descontrol ,caos e incertidumbre que se vive a lo largo del país .

En el supuesto que el
Presidente encuentra incapacitado física o síquicamente, no sería mejor dar un paso al lado y traspasar su mandato ,en forma interina ,a un Ministerio de Corte Militar( ya lo hizo Allende en su Gobierno)y con ello recuperar el orden ,la paz para un país que
pide reformas justas,su derecho a la libre circulación ,recuperar los espacios públicos ocupados por un lumpen pagado y financiado por los narcos-marxistas, y en especial, ejercer sus derechos ciudadanos de vivir sin temor amparado por las leyes, y que está harto de políticos egoístas y faltos de patriotismo, que sólo van al Congreso a perder su tiempo, en desmedro de la dictación de leyes que vayan en ayuda de las necesidades urgentes de los miles de chilenos ,que sólo quieren mejorar sus condiciones de vida, en forma pacífica y ordenada.

Lo positivo de estos duros días de insurrección civil. Ha sido que sus protagonistas y antagonistas se han sacado sus caretas, permitiendo a los chilenos conocer en forma clara, cuáles son los enemigos de Chile, y con quienes se puede contar en los momentos difíciles!

Ciertamente , con lo anterior señalado ha quedado en claro que el Pdte Piñera ha sido la mayor decepción política de nuestra historia política , por su incapacidad de gobernar y de hacer valer el respeto por la Constitución y las leyes; lo cual le valió el histórico rechazo del 94% de los chilenos, algo inédito en nuestra vida republicana.

Patricia Puga M
Licenciada en Historia
Pontificia Universidad Católica de Chile.

/gap