El arranque del tercer «impeachment» de la historia de Estados Unidos finalizó la madrugada del martes al miércoles, después de 13 horas de debate en la Cámara Alta, con el rechazo de los republicanos de todas las propuestas demócratas para presentar nuevos documentos y para llamar a declarar a altos cargos de la Administración.

 Los “fiscales” demócratas del juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump, empezaron este miércoles a exponer su caso contra el mandatario por sus presuntas presiones a Ucrania, y pidieron que se le expulse de la Casa Blanca porque ha demostrado “que se cree por encima de la ley”.

Durante la segunda jornada del proceso de destitución, los siete congresistas demócratas de la Cámara Baja reconvertidos en “fiscales” del juicio político en el Senado iniciaron un alegato contra Trump que podría extenderse hasta el viernes, dividido en tres jornadas de ocho horas cada una.

El cruce de acusaciones entre los representantes de los dos partidos en esta fase inicial del proceso daba a entender la dirección que va a seguir el juicio y el tono que van a emplear a lo largo de todo el proceso, como quedó demostrado en las alegaciones iniciales de los demócratas, que comenzaron ayer. Estos se mostraron contundentes con un discurso muy curo hacia el presidente, acompañado por la proyección de diversos vídeos contra él y reafirmando su postura con los delitos presentados en su contra.

/gap