Una nueva alza en el precio de las bencinas se registrará a partir de esta jornada, según la información entregada ayer por la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

Las gasolinas de 93 y 97 octanos aumentarán en promedio $6 por litro, mientras que el diésel y el GLP de uso vehicular verán retroceder sus precios en $6 por litro en el caso del primero y en $3,8 por litro, en el caso del segundo.

Con esto, el precio de la gasolina de 93 octanos – la más consumida por los automovilistas- completará 10 semanas consecutivas de alzas, acumulando $54,6 de incremento, quedando con un precio promedio de $848,79 el litro. La de 95 anotó un alza de $46,8 en el mismo período, con precio promedio por litro de $875,77, mientras que la de 97 octanos registra un avance en el precio de $40,6 en el mismo lapso, promediando un valor que se empina en los $910,08 por litro.

Se trata de los precios más altos para los tres octanajes desde noviembre de 2014, fecha en que la gasolina de 93 se empinó a los $858 por litro, la de 95 llegó a $899 y la de 97 alcanzó un $948.

Según Tomás Flores, economista de LyD “hasta hoy (ayer) el Mepco estaba entregando un subsidio de $15. Esto implica que la bencina subirá esta semana en $6, la próxima (que se anuncia el próximo miércoles 29 de enero) otros $6, y en la primera de febrero quedaría un rezago en torno a $3 de alza”.

Agrega que para febrero, los aumentos seguirán, debido a que el último cálculo para las bencinas fue hecho con un dólar en $754 y hoy está cerca de los $770, “lo que implica que las tres primeras semanas del mes, también serán de incremento en los precios”.

Hernán Frigolett, académico de la Universidad de Los Lagos, señala que “por estacionalidad en la zona del Golfo y el invierno en el hemisferio norte hay ajuste del precio del petróleo al alza, que hizo subir la paridad de precio por mayores costos y una escasez relativa para exportación”. De hecho, el economista prevé que las alzas “se mantendrán bien avanzado marzo”.

Respecto del efecto en la inflación, Carolina Grünwald, economista jefe de BanChile, explica que “la economía chilena se encuentra en una situación un poco anómala, porque los precios de las tarifas y del transporte urbano están congeladas con costo fiscal”, de manera tal que “la inflación se encuentra con un impacto acotado por ese lado y no sabemos cuándo la situación se va a normalizar”.

A nivel nacional, los precios de las bencinas presentan una alta disparidad. Los más altos para la gasolina de 93 octanos se encuentran en Aysén ($939 por litro), seguido por Magallanes ($909), Los Lagos ($892) y Los Ríos ($890). En la Región Metropolitana, en tanto, promedia $851 por litro.

Para la de 95, se repiten las regiones: Aysén ($978), Magallanes ($935), Los Lagos ($927) y los Ríos ($921). Para la Región Metropolitana, el precio promedio es de $880 por litro.

Respecto de la gasolina de 97 octanos, Aysén repite con el mayor precio promedio, alcanzando los $1.008 por litro. Más atrás aparecen Magallanes ($979), Los Lagos ($955) y Los Ríos ($952), en tanto que la Región Metropolitana promedia $918 por litro. Los precios promedio más baratos de los combustibles en todos los octanajes se registra en las regiones de Ñuble y Biobío.

/gap