Si hoy se promulgara el proyecto de ley que limita la reelección de los parlamentarios, así como fue aprobado la semana pasada por la comisión de Constitución del Senado, cinco senadores y 39 diputados no podrían repostular a su cargo en 2021.

Y es que el jueves 16, la Comisión de Constitución del Senado aprobó en particular el proyecto de reforma constitucional que restringe la reelección de parlamentarios y otras autoridades permitiendo solo una repostulación para senadores y dos para diputados, consejeros regionales, alcaldes y concejales en periodos consecutivos. Terminando así con la reelección indefinida de cargos de elección popular.

Inicialmente el proyecto avanzó tal como salió de la Cámara de Diputados. Sin embargo, una indicación presentada por el senador Francisco Huenchumilla (DC) añadió el concepto “retroactividad” a la norma, lo que establece que el límite a la reelección comience a operar ya para quienes tienen periodos ya completados. Fue esa jugada la que ha desatado el “nerviosismo” de varias bancadas esta semana.

De hecho, ayer fue uno de los temas de discusión en el almuerzo de los diputados de la UDI. Y es entendible porque, de aprobarse la iniciativa así como está, la bancada gremialista podría ser la más afectada. Al senador Alejandro García-Huidobro se sumarían 11 diputados de la UDI que, en caso de querer postular a otro periodo en la Cámara, no podrían hacerlo. La misma inquietud se ha generado en la DC, donde 7 de sus 13 diputados actuales tampoco podrían repostular.

Los otros cuatro senadores que ya cumplieron una reelección por sus circunscripciones y que en 2021 se verían imposibilitados de enfrentar otra contienda electoral, si así lo quieren, son Guido Girardi (PPD), Alejandro Navarro (Ind), Carlos Bianchi (Ind) y Juan Pablo Letelier (PS). En tanto, con la nueva norma, los senadores Isabel Allende (PS), Juan Antonio Coloma (UDI), Francisco Chahuán (RN), René García (RN), Ricardo Lagos Weber (PPD) y Jaime Quintana (PPD) no podrían repostularse en las elecciones 2026.

El proyecto que actualmente se está discutiendo el Senado es un “texto refundido” de al menos seis iniciativas redactadas por diputados. La primera de ellas se presentó en 2006, pero no fue hasta 2012 cuando se logró aprobar por la Sala de la Cámara. En 2015, en tanto, el gobierno de Michelle Bachelet le otorgó discusión inmediata a la iniciativa como una de las medidas anticorrupción que impulsó la Mandataria luego de las recomendaciones de la llamada “Comisión Engel”.

Así, en 2015 el texto fue aprobado por la comisión de Transparencia y Probidad del Senado, pero luego se estancó en la comisión de Constitución de la Cámara Alta. Sin embargo, el presidente de esa comisión, Felipe Harboe (PPD), posteriormente al 18 de octubre, la puso nuevamente en votación logrando que fuera aprobado en general por la Sala y en particular por la comisión. “Desafío al Presidente de la República para que ponga el límite a la reelección como prioridad. Porque se ha llenado la boca la última semana diciendo que dentro de su gran agenda está esto, bueno, que lo ponga en discusión de inmediato, para que así lo votemos la próxima semana en la sala”, comentó Harboe recordando que en su última cuenta pública Piñera se comprometió a impulsar la iniciativa.

Y como el proyecto ya fue aprobado por la Cámara, en caso de que sea aprobado en particular por la Sala del Senado, los diputados no podrían ingresar nuevas modificaciones sino que aprobar o rechazar lo que le agregaron los senadores. Incluso, según fuentes de la Cámara, en las últimas semanas algunos diputados de la UDI y la DC habrían dicho en privado que la norma se debería interpretar en el sentido de que con el nuevo distritaje, producido a raíz del cambio al sistema electoral, se debería contabilizar el actual periodo (2018-2022) como el primero de los actuales diputados. Interpretación que iría contra lo aprobado en el Senado, según indican los parlamentarios que lo promueven.

De todas formas, desde los partidos, señalaron que varios de sus parlamentarios, después del 18 de octubre, tomaron la decisión de no repostular. Y en ese grupo se encontrarían varios de los que se verían directamente afectados si se promulga el proyecto. Además, según indican, los tres diputados que llevan siete periodos seguidos en la Cámara, y que están en su cargo desde 1990, también habrían desistido de repostular. Estos son los diputados Patricio Melero (UDI), José Miguel Ortiz (DC) y René García (RN).

Desde la Segpres, en tanto, señalan que el gobierno le ha puesto urgencia al proyecto tres veces y que están a la espera de que salga del Senado. Los cálculos del Ejecutivo es que la iniciativa se revisará en marzo.

Los dardos contra Harboe y el último intento de Bianchi

El 13 de noviembre, el proyecto fue aprobado por la Sala del Senado por 36 votos a favor y 4 en contra. Los cuatro senadores que rechazaron fueron tres de la UDI: García-Huidobro, la presidenta del partido Jacqueline Van Rysselberghe y Juan Antonio Coloma. A ellos se sumó el independiente Jorge Soria. Coloma argumentó su voto en contra señalando que es “falso que la lógica electoral de hoy garantice que no haya renovación”. Además agregó que “no hace bien a la democracia restar oportunidades para que la gente elija entre las máximas opciones posibles”.

Luego de la Sala, el proyecto pasó a la comisión de Constitución y se abrió la posibilidad de ingresar indicaciones. Huenchumilla presentó la suya sobre la retroactividad que fue aprobada por unanimidad. Sin embargo, la que generó más “sorpresa” entre algunos senadores fue la que presentó la senadora Yasna Provoste (DC) que excluía del límite a la reelección a los parlamentarios independientes. Según indicaron algunos senadores, la indicación de Provoste fue promovida y apoyada por Bianchi, senador independiente que representa a Magallanes. Finalmente, esta indicación fue rechazada.

Consultado por la indicación, Bianchi dijo no estar en contra de poner límites a la reelección pero que como existe la posibilidad de un proceso constituyente, esto debería verse ahí. Además, criticó a Harboe, el presidente de la comisión de Constitución donde se reimpulsó el proyecto.

“Un señor Harboe, que primero fue subsecretario de Carabineros, después del Interior, luego entró por la ventana a la Cámara cuando la senadora Tohá se fue de ministra y ahora pretende estar 16 años como senador, o sea, va a estar más de 30 años en el Congreso. ¿Es alguien que moralmente tiene el piso suficiente para liderar un proyecto de ley así? Hay diputados además que quieren sacar a senadores para afuera, para que los propios diputados ser luego senadores en dos periodos por dos años”, comentó Bianchi.

En respuesta a eso, Harboe señaló: “Entiendo que hay algunos senadores, como el senador Bianchi que fue personalmente a la comisión para pedir que no se le aplicara a los independientes y él quería estar de manera indefinida en el Senado. Nosotros le dijimos que no tenía que ver con la calidad de independiente o de partido político, sino que con ejercicio del cargo”. Y agregó: “Él (Bianchi) fue diputado por muchos años y ahora lleva dos períodos de Senador. Yo creo que en Magallanes hay gente igualmente capacitada o más capacitada que él para poder ejercer el cargo”.

Asimismo, desde la bancada del PS señalan que el senador Letelier, a diferencia de lo que señaló en 2015 al rechazar que el gobierno de Bachelet le haya puesto urgencia al proyecto, hoy no estaría en sus planes seguir en el Congreso.

Por su parte, Girardi, senador desde 2006, comenta en caso que de aprobarse la iniciativa, no tendrá problemas en acatarla. “Aquí el debate es si es bueno o no poner límite a las reelecciones. Hay países que no tienen límites, como Estados Unidos o países que tienen como México. Si en Chile es una ley y hay un consenso mayoritario hay que respetarla, no es un tema para discusión. En el caso personal cada uno verá lo que hace. Mis pasiones son la ecología, la ciencia y la salud y las voy a hacer desde cualquier espacio en que esté”, comentó.

/psg