El hecho de que la reforma presentada por el gobierno apunte a “redirigir las nuevas contribuciones y abrir el mercado a la competencia”, tendrá un impacto negativo en la clasificación crediticia de la AFP, según lo consignado por Moody’s.

En un informe a sus clientes divulgado hoy, la agencia detalla la propuesta y señala que “este cambio representa una migración del sistema puramente privado a uno en el que una entidad gubernamental administra una parte de las contribuciones”.

En ese marco, Moody’s destaca que la propuesta, además de reducir la base de ingresos de AFP, “también introduce la amenaza de sustitución donde otras entidades, incluido el gobierno, administran una parte de los fondos”. Ese último punto, es a ojos de la agencia, lo que más perjudicaría a dichas empresas.

/gap