El 14 de octubre de 2016 Ignacia Allamand fue detenida por manejar en estado de ebriedad. La actriz de Sin Filtró quedó en libertad tras realizarle la alcoholemia.

“Me siento profundamente avergonzada. Fui muy estúpida y no medí las consecuencias. Incurrí en una falta de criterio grave. Estoy avergonzada y quiero decir que no es una conducta habitual para mí, ni siquiera tengo auto, manejo muy poco y fui irresponsable”, dijo tras el episodio.

En marzo de este año se resolvió su caso. ¿Qué pasó? Según registra la página del Poder Judicial, Allamand fue formalizada el 28 de marzo por el 4°Juzgado de Garantía de Santiago. El tribunal resolvió suspenderle la licencia por dos años. Junto a eso, se le descontaron los días en los cuales estuvo retenida su licencia, entre el 14 de octubre de 2016 y 28 de marzo de 2017.

Además, la justicia resolvió multarla a pagar la suma de $200.000, como indemnización, a la Fundación Niño y Cáncer.

Glamorama se contactó con Ignacia para saber su opinión. Sin embargo, la actriz prefirió no hacer comentarios. “Nada que decir, saludos”, respondió vía WhatsApp.