El ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera, abordó esta jornada la reunión oficial que el gobierno sostuvo el pasado lunes con la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se encuentra haciendo una visita a nuestro país dentro del contexto del estallido social.

En dicha cita el canciller emplazó al organismo y les planteó que era inaceptable que se pronunciaran sobre asuntos internos del país y sobre el proceso constituyente. Esto por las declaraciones que previamente había vertido el CIDH durante la visita que hizo el secretario ejecutivo, Paulo Abrão, en noviembre del año pasado respecto a que “la CIDH urge a la sociedad chilena a entablar un diálogo efectivo e inclusivo para abordar las demandas legítimas de la población”, y que “en ese sentido, la comisión saluda los esfuerzos de convocar a una nueva Constitución”.

Sobre la visita del organismo, Ribera indicó esta mañana que “la CIDH fue invitada por el gobierno de Chile para venir a observar los acontecimientos que han tenido lugar en Chile a partir del 18 de octubre. Nosotros esperamos que ellos hagan un informe fundado, que tengan una metodología adecuada. Porque en la medida que ese informe tenga características positivas para poder realizar enmiendas y modificaciones para un mayor respeto de los derechos humanos y promoción de los mismos, lógicamente que lo haremos”.

Respecto al emplazamiento que realizó a la institución por el proceso constituyente, el canciller señaló que “lo que se refiere en materia propiamente del plebiscito estamos claros que es la ciudadanía chilena la que resolverá al respecto dentro de un tiempo. Y, lo que tenemos que hacer todos los que estamos en el gobierno, es garantizar que esa opinión (de la ciudadanía) se pueda expresar libremente, más todavía le corresponde eso al organismo internacional que nos visita, porque prejuzgar sobre un resultado u otro es un tema que le corresponde netamente a los chilenos”.

Ribera afirmó, además, que sus palabras sobre este tema al CIDH durante la reunión del lunes “no creo que hayan generado tensión. Las relaciones en materia diplomática son siempre francas y directas. Yo creo que ir con la verdad por delante siempre es bueno”.

El ministro, finalmente, sostuvo que espera que exista rectificaciones por parte del organismo en relación a casos de abusos denunciados en primera instancia y que posteriormente fueron desestimados por la justicia chilena.

“Lo mínimo que se puede pensar o pedir es que si hay un hecho o circunstancia que ha tenido un cambio desde que vino el secretario ejecutivo de la Comisión a ahora, es que se considere en el informe. Es parte de la credibilidad misma de la comisión”, concluyó.

/psg