De pie, tomados de las manos y cantando a capela Auld Lang Syne (los Viejos Tiempos, una popular canción del poeta escocés Robert Burns, que se entona en momentos solemnes como despedidas y en el Año Nuevo) los eurodiputados despidieron a Reino Unido de la Unión Europea este miércoles, tras 47 años de membresía. En una sesión marcada por las lágrimas y la alegría de los brexistas -como fue el caso de Nigel Farage- el Parlamento Europeo ratificó el acuerdo de retirada que el gobierno de Boris Johnson alcanzó con Bruselas en octubre, sellando el primer divorcio en la historia del bloque.

“Solo en la agonía de la separación miramos en la profundidad del amor”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que citó a la poeta británica George Eliot. “Siempre te amaremos y nunca estaremos lejos”, agregó.

Por 621 votos a favor, 49 en contra y 13 abstenciones, la Eurocámara allanó el camino hacia una salida ordenada de Reino Unido que seguirá respetando las reglas europeas durante un período de transición que se extenderá desde el 1 de febrero hasta el 31 de diciembre.

/gap