La noche del domingo, los timoneles de los partidos de Chile Vamos se reunieron con el Presidente Sebastián Piñera en su residencia. En esa oportunidad, el líder de RN, Mario Desbordes, propuso que los partidos oficialistas acordaran un planteamiento común en materia constitucional, es decir, que el bloque busque consensuar una serie de propuestas de reformas constitucionales y, adicionalmente, poniéndose en el escenario de que gane el “apruebo” en abril, que tenga también un documento con los “contenidos mínimos” que el sector impulsaría en una nueva Constitución, postulando como coordinador de ese trabajo al exministro Andrés Chadwick.

Aunque la cita había sido convocada para abordar varias materias –entre ellas, la posibilidad de aplazar la elección de gobernadores regionales-, Desbordes tenía muy presente el tema constitucional. Y es que el día anterior, el sábado 25, justamente el plebiscito de abril y el proceso constituyente habían marcado el debate del consejo general de RN, en el que, tras semanas de tensiones internas, primó la postura del timonel: libertad de acción para todos los militantes por sobre una postura institucional del partido por una u otra opción.

Sin embargo, el sector que lidera el senador Andrés Allamand, que aglutina a quienes están por el “rechazo”, también pudo sacar cuentas alegres, ya que el voto político consignó la existencia de “una mayoría favorable” por esa opción en el partido.

Superado el episodio y esa medición de fuerzas internas, que amenazó incluso con que Desbordes dejara su cargo o se terminara quebrando el partido, ambos liderazgos se alistan para enfrentar el proceso que viene desde sus respectivas veredas.

Respaldo a los liderazgos

Distintas fuentes de la colectividad reconocen que el liderazgo de Desbordes está íntimamente ligado a su conocimiento del partido y al trabajo interno que por más de 10 años ha desarrollado. Hay, dicen, mucho afecto por él en lo personal y por lo que ha hecho por RN, cuestión que por estos días separan de su decisión de respaldar el “Sí” en el plebiscito. Por eso mismo, si bien la mayoría en RN está por el “No” a una nueva Constitución, muchos entendían que una votación en el consejo podía leerse como una crítica al rol ejercido por el presidente del partido y, por tanto, se descartó por completo esa idea.

Respecto de Allamand, fuentes partidarias explican que su figura reúne tanto el aprecio por su trayectoria política y su aporte en la historia de RN y de la centroderecha, como su liderazgo para articular a quienes están contra una nueva Carta Magna.

De esta forma, en la tienda de calle Antonio Varas sostienen que lo que terminó haciendo el consejo fue respaldar a ambos, convirtiéndolos, en la práctica, en “las caras” del “rechazo” y del “apruebo” en RN.

Prescindencia

En adelante, en el entorno de Desbordes explican que, aunque en el pasado ya expresó su opción por el “apruebo”, cumplirá lo que le pidieron algunos dirigentes: mantener públicamente prescindencia ante el proceso, de manera de resguardar los equilibrios. Esto, eso sí, “mientras se mantenga el fair play” y no surjan declaraciones similares a las que hubo previo al consejo, en que recibió duras críticas de algunos dirigentes, como las del extimonel Carlos Larraín, quien lo acusó de “no representar la mentalidad de la derecha”.

Su decisión –plantean las mismas fuentes- tiene que ver con que entiende que el partido está dividido, que se mantiene tensionado y, además, que hubo también quienes quedaron molestos con la solución del consejo. “Tenemos un desafío enorme como partido, que es sacar adelante un proceso que va a durar dos meses, en donde necesitamos mantener los equilibrios, el respeto, la tolerancia entre dos posiciones antagónicas en un plebiscito, para evitar fracturas que después son muy difíciles de recuperar. Vamos a hacer todo lo necesario para que RN se mantenga unida”, dice Desbordes a La Tercera.

En este contexto, el timonel buscará fortalecer el trabajo del partido en propuestas sociales, por ejemplo, a través de una reforma integral para los adultos mayores, que será anunciada en las próximas semanas.

No presidencializar la campaña

“A partir de la expresión mayoritaria del rechazo en RN, se inicia una segunda etapa, con propuestas en materia social y constitucional, despliegue en terreno con el liderazgo local de los diputados y senadores que forman parte de la campaña por el ‘rechazo’”. Sin ahondar en lo ocurrido en las últimas semanas, Allamand resume con esa frase la forma en que abordará esta nueva etapa.
La estrategia busca sumar esfuerzos con la UDI y con el sector de Evópoli que está por el “No” –liderado por el diputado Luciano Cruz-Coke, con quien ya han sostenido varias conversaciones-, de manera que se quiere evitar “presidencializar” la campaña. “Si hay ruido presidencial, esto se complica”, dicen.

Por ello, en el equipo de Allamand explican que el parlamentario busca continuar trabajando coordinadamente en el “No” con quienes lo ha hecho más estrechamente en el último tiempo: los senadores Rodrigo Galilea y Francisco Chahuán, y los diputados Sofía Cid, Catalina del Real, Diego Schalper y Luis Pardo. Y consciente de que “la cara” del rechazo” es él, su idea es que estos legisladores puedan también asumir roles protagónicos en la campaña.

/gap