“Todas las señales indican que Rusia planea un ataque total contra Ucrania”, afirmó el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en declaraciones a la televisión alemana ARD. “Estamos todos de acuerdo en que el riesgo de un ataque es muy elevado”, agregó Stoltenberg, que participa en la anual Conferencia sobre Seguridad en Múnich.

“Todavía no es demasiado tarde para Rusia”, agregó. “Queremos que Rusia cambie de rumbo y se siente con nosotros”, dijo, después de insistir en que, lejos de retirar tropas de la zona fronteriza, como anunció Moscú, está concentrando más fuerzas militares allí. Stoltenber insistió en que el riesgo de ataque es “muy muy alto”.

La OTAN traslada sus dos oficinas en Kiev

La Alianza militar informó de que estaba trasladando a su personal en Kiev hacia Lviv, en el oeste de Ucrania o hacia Bruselas, donde tiene su sede, como medida de “seguridad”. Varios países occidentales hicieron ya lo mismo, trasladando a sus diplomáticos de Kiev a Lviv, cerca de la frontera con Polonia.

“La seguridad de nuestro personal es primordial, por lo que el personal ha sido reubicado en Lviv y Bruselas”, señalaron a Efe fuentes de la Alianza, que recalcaron que “las oficinas de la OTAN en Ucrania siguen operativas”. “Seguimos pidiendo a Rusia que reduzca la tensión y elija el camino de la diplomacia”, concluyeron.

Ucrania no es miembro de la OTAN, y la Alianza no tiene fuerzas en ese país, pero desde finales de los años noventa mantiene dos oficinas en la capital: una de enlace de la OTAN y un centro de información y documentación del organismo. El trabajo de la oficina de enlace consiste en mantener el diálogo entre la OTAN y el gobierno ucraniano, al tiempo que se fomenta la transformación democrática del sector de defensa y seguridad de Ucrania.

/psg