“Al impedir la entrada de la CIDH, la dictadura se reconoce como violadora de derechos humanos, también vuelve a exponer sus contradicciones: los mismos que pidieron que la CIDH visitara otros países, que fueron visitados, hoy bloquean su ingreso a Venezuela”, escribió Juan Guaidó este martes en su cuenta de Twitter.

El presidente interino de Venezuela, reconocido por casi 60 países, condenó de esta manera al régimen de Nicolás Maduro, que el pasado viernes había negado la autorización de la visita de la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La OEA, que no reconoce su autoridad, anunció que su equipo trataría de ingresar de todos modos, pero se le impidió en Panamá abordar el vuelo con destino a Caracas.

“Copa Airlines impidió el abordaje de la delegación de la CIDH a la puerta del avión en Panamá. Todos con los bording pass en las manos. Informaron que recibieron instrucciones del régimen de Venezuela de que no estábamos autorizados a ingresar al país”, comunicó la CIDH en Twitter.

“Esto no va a ocultar las pruebas de que en Venezuela se violan los derechos humanos y la condena mundial a una dictadura que bloquea la solución a la crisis. Seguiremos del lado de las víctimas, sus familiares, y avanzando en acciones para ponerle fin a esta tragedia y sanar como país”, tuiteó luego Guaidó.

Si bien la Organización de Estados Americanos (OEA), ente del que forma parte la CIDH, no ha aprobado ninguna resolución que reconozca de modo específico a Guaidó como presidente interino, el 10 de enero de 2019 declaró ilegítima la toma de posesión de Maduro. En abril, reconoció a Gustavo Tarre, enviado por el líder opositor, como representante de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento).

La comitiva estaba integrada por la presidenta de la CIDH, Esmeralda Arosemena; el secretario ejecutivo, Paulo Abrão; y el comisionado Edison Lanza. “La delegación de la CIDH (…) anuncia que se encontrará con las víctimas y familiares de violaciones de derechos humanos y con organizaciones de la sociedad civil en la frontera entre Colombia y Venezuela”, informó el organismo en un comunicado.

Edison Lanza, Esmeralda Arosemena de Troitiño y Paulo Abrāo, miembros de la comisión de Derechos Humanos de la OEA que estab a punto a abordar el vuelo de Copa en Panamá rumbo a Venezuela (@CIDH)
Edison Lanza, Esmeralda Arosemena de Troitiño y Paulo Abrāo, miembros de la comisión de Derechos Humanos de la OEA que estab a punto a abordar el vuelo de Copa en Panamá rumbo a Venezuela

Arosemena terminó la semana pasada otra visita “in loco” (de observación en el terreno) en Chile, donde pudo ingresar sin inconvenientes, y conversar con personas que han sido víctimas de violaciones de derechos en medio de las protestas sociales que registra ese país.

Un grupo de organizaciones no gubernamentales se mantenía alerta ante la posibilidad de que no le permitieran el acceso a la CIDH al país, al considerar que esta visita era una “oportunidad única” para que quienes hayan sido afectados por el Estado puedan denunciarlo en un ambiente seguro.

Nicolás Maduro participa en una manifestación durante la conmemoración del intento de golpe de Estado de Hugo Chávez en Caracas, Venezuela, el 4 de febrero de 2020 (Palacio de Miraflores/Manifestación a través de los editores de REUTERS)
Nicolás Maduro participa en una manifestación durante la conmemoración del intento de golpe de Estado de Hugo Chávez en Caracas

“Negar el ingreso a Venezuela de la CIDH es negar a las víctimas la posibilidad de obtener justicia y alentar la impunidad”, expresó en Twitter la organización Cofavic, que por más de 30 años ha denunciado irregularidades por parte de los Gobiernos y sus autoridades.

Por su parte, la organización Provea criticó la negativa expresada por el canciller venezolano, Jorge Arreaza, en nombre de la llamada revolución bolivariana. “Nada extraño de una dictadura que asesina a los jóvenes en las zonas populares con el escuadrón de la muerte (grupo policial) FAES, que practica la desaparición forzada y la tortura, mantiene cerca de 400 presos políticos, aumenta la miseria y la exclusión”, comentó Provea, que considera al Ejecutivo chavista un “Gobierno de facto”.

Además la asociación Acción Solidaria, que defiende a las personas con VIH, también esperaba que se concrete esta visita y había advertido que no se deben tomar represalias de ningún orden “en contra de las personas o entidades que hayan cooperado con la CIDH mediante informaciones o testimonios”.

/psg